Buen Lunes

Domingo 7pm. Sentimos una ligera molestia en nuestro estómago. Una sensación de vacío, resignación, ansiedad y una mezcla inigualable de emociones al pensar que hay que comenzar la semana nuevamente.

El lunes se acerca y nuestras obligaciones nos susurran al oído que nuestro momento de relax, ocio y diversión está por terminar. Tratamos de disimular nuestra amargura, pero en lo más profundo de nuestro ser, queremos vacaciones. Deseamos que el fin de semana sea algo infinito y no solo se reduzca a uno o dos días de descanso.

Después de todo… ¿Qué se puede hacer en ese tiempo?

No mucho. Habremos visto alguna película, habremos salido con amigos o con nuestra pareja, habremos leído un libro o quizás destinamos algo de tiempo a ordenar el hogar y realizar algunas compras. Quizás habremos aprovechado el fin de semana un poco más, pero no puedo dejar de pensar que se trata de tan solo 48hs (para los afortunados que pueden descansar Sábados y Domingos)

Comienza la semana...

Es Lunes. Para la mayoría de la gente esto significa “volver a la realidad”.
Al colegio, a la universidad, al trabajo.

Responsabilidades, problemas, tareas, aguantarme esto y aquello y no tener ni un minuto libre para hacer lo que se nos antoje.

Hay que levantarnos temprano (con despertador), desayunar rápido, salir a la intemperie, atascarnos en el tráfico y cruzarnos con un montón de gente durante el día que no tiene nada en común con nosotros.

Trabajar durante 6,8,12 horas. Volver a nuestro hogar agotados, hacer una pausa de media hora y luego salir hacia nuestro próximo destino: la universidad, el gimnasio, el curso, el supermercado de la esquina o cualquier otro lugar que forme parte de la agenda.

Take it easy. Son solo las 10.30 am de este preciado día. ¿Hay sol afuera o está lloviendo?
Yo se que esto puede afectar tu estado de ánimo, pero el clima es secundario. Hay algo mucho más importante que resolver:

Dejar de quejarnos.

Hay dos formas de encarar un Lunes:

La primera: quejándonos desde el día anterior y preguntándonos por qué no hemos heredado una fortuna multimillonaria de nuestro tatara abuelo.

La segunda: con entusiasmo y gratitud. Agradeciendo que tenemos un trabajo o la posibilidad de estudiar. Agradeciendo nuestro estado de salud, que tenemos un hogar, que tenemos ropa. Dar gracias por lo que ya tenemos.

Según la opción que elijas. Cambia todo.

Porque de algo estoy seguro. Nos quejamos todo el tiempo y no hacemos nada para cambiar nuestra situación. Un buen lunes no se empieza resongando. Si decidís empezarlo así, te vas a predisponer todo el día de manera negativa.

Va a ser peor.

Distinto es cuando pensás en este día como algo bueno, como una oportunidad para comenzar bien arriba la semana. Lleno de energía y motivación.

Un Buen Lunes se empieza con la frente en alto y el pulso firme. Hay que tomar decisiones y hacernos cargo de nuestro presente. Si no estamos contentos con algo podemos intentar realizar un cambio. No vivir quejándonos.

Una de mis metas principales es tratar de lograr una situación económica tal, que me permita tener la máxima libertad posible al momento de trabajar. Por ejemplo, generar distintas fuentes de ingresos pasivos para tener mayor tranquilidad financiera y no estar obligado si o sí a trabajar (activamente) para ganar dinero.

¿Cuánto me falta?

Muchísimo. Pero al menos tengo algo que me inspira cada día.

Encontrando la Motivación para tener un Buen Lunes

¿Cuál es tu motivación para empezar la semana? ¿Para comenzar el Lunes lleno de energía?

Cuando suena el despertador lo primero que se nos viene a la mente son unas cuantas palabrotas. Eso no se puede evitar a menos que nos levantemos sin alarma y corramos el riesgo de quedarnos dormidos.

Pero más allá del esfuerzo que implica salir de la cama, una vez que nos vamos reactivando, podemos pensar con mayor claridad.

Mientras desayunás, podés leer frases de motivación o de superación personal para reforzar algunas ideas y tener mayor entusiasmo.

También podés repasar en un bloc de notas, las tareas principales del día o tu plan maestro, es decir aquellas ideas que estás desarrollando para mejorar tu estilo de vida actual.

Lo importante es encontrar motivación. Pensá que venís del fin de semana. Y eso hay que dejarlo atrás. Ya pasó. Ahora hay que mirar hacia adelante. Pero no para esperar el viernes, sino para tratar de hacer lo que tenemos que hacer:

Aquellas cosas que están alienadas con el estilo de vida que nos gustaría tener.

Buen Lunes. Feliz Lunes.

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google