Cómo encontrar motivación cuando no tenemos ganas de hacer nada

¿Qué pasa con nuestra motivación a lo largo del año?

¿Se va perdiendo o va creciendo? ¿De qué depende?

¿Del clima tal vez?

No lo sé, pero de algo estoy seguro. Estamos cansados, sin ganas y probablemente desmotivados para avanzar con muchas de las metas que nos habíamos propuesto un tiempo atrás.

Quizás se dieron imprevistos. Situaciones que cambiaron el panorama completamente.

En el año nos pasan muchas cosas. Algunas muy buenas y otras muy malas. Y todo lleva un tiempo de adaptación. Nuestra motivación por supuesto se verá afectada.

Cualquiera sea tu caso, me gustaría que veamos una forma para auto motivarnos en tiempos difíciles.

Siempre será más fácil no hacer nada, postergar o inventar excusas. Cuando no hay ganas, no hay ganas. No hay vuelta que darle…

  • Podrás conocer los 200 beneficios de comer saludablemente, pero sin embargo seguirás con tu misma dieta de siempre.
  • Estarás al tanto de las mil y una razones para hacer ejercicio físico, pero seguirás sin hacerlo.
  • Conocerás las enormes ventajas de terminar la universidad cuanto antes y recibirte. Sin embargo no hay energía disponible ni ganas para continuar estudiando.

Sin ir más lejos, muchas veces cedí a la tentación con motivos de sobra:

  • En lugar de trotar 6km los días jueves en pleno invierno, preferí quedarme en casa merendando un rico café con leche con tres medialunas.
  • En lugar de escribir un artículo de 2000 palabras para este blog, me resultó mucho más fácil recostarme en la cama para mirar una película (¡y cómo la disfruté!).
  • En vez de practicar dibujo 10 horas a la semana opté por dedicar ese tiempo a continuar viendo una de mis series “The Walking Dead”...

Me sentí muy bien al comienzo. Pensé lo siguiente: “Si no estoy motivado, para que voy a hacerlo” Prefiero disfrutar el presente.

Y me sentí a gusto con esa respuesta. Pero solo por un tiempo...

Luego me di cuenta que este tipo de comportamiento no era lo mejor a largo plazo. Necesitaba un cambio en la forma en que veía algunas cosas. Necesitaba motivación para seguir adelante.

¿De donde saco la motivación?

No lo sé con exactitud, pero sí te puedo compartir mi experiencia. A mi me está funcionando.

Lo que hago es lo siguiente.

Primero: Escarbo en lo más profundo de mi ser porque ahí está la respuesta. Por algo empecé lo que empecé. Por algo hago lo que hago. Trato de recordar las razones.
el famoso ¿Para qué?

¿Para qué salgo a trotar una vez a la semana?
¿Para qué continuo en este trabajo?
¿Para qué voy a hacer este viaje?

Y así, podés preguntarte lo que gustes y traer a la memoria las razones que te motivaron originalmente.

El simple hecho de recordar te da un enfoque lógico al asunto y quizás esos pensamientos te despiertan la energía necesaria para avanzar.

Segundo: Paso a la acción.

Por más que tengas un enfoque fresco de tinte lógico “las ganas” probablemente sigan sin aparecer.

Hay que pasar a la acción rápido. Así como estás. ¿Suena muy forzado no?

Lo es. Pero me trae resultados.

Siempre voy a tener pereza para comenzar a escribir un nuevo artículo. Siempre.

Sin embargo abro un documento de word lo más rápido posible y me pongo a escribir. Trato de vencer esa resistencia atmosférica inicial y después de 15 minutos ya me encuentro en el espacio con una inercia que me mantiene en movimiento.

La motivación va creciendo y es como una bola de nieve. Más avanzo, más motivado estoy y me da más fuerza para avanzar. Es exponencial. Y me pasa con casi cualquier actividad.

La clave está en empezar. 5, 10, 15 minutos. Una vez en movimiento todo se va automatizando. Tu cerebro se ablanda. Te ponés menos trabas y resistencias.

Estás en sintonía.

Momento de reflexión

Hay veces que necesitamos un tiempo para descubrir lo que queremos hacer de nuestra vida.
A más de uno, esto le ha traído una “crisis existencial”

Dicen que cuando descubrís tu verdadera pasión, la motivación estará allí de sobra.

¿Cuál es mi verdadera pasión?

No tengo. Me gustan muchas cosas. Pero en lo que pienso siempre es en cómo debería ser mi estilo de vida ideal. Eso me va guiando intuitivamente.

En muchos artículos por Internet encontrarás la pregunta "¿Qué te gusta hacer?" "¿Cuál es tu pasión?"

Esto es muy amplio y complicado para responder. Sería más fácil algo al estilo "¿Playa o montaña?" "¿Verano o invierno?" "¿Drama o comedia?"

La calidad de las preguntas determinan la calidad de las respuestas.

Es muy difícil estar motivado siempre y tampoco creo que podemos estarlo. Sin embargo, en ocasiones donde necesitamos ese empujoncito inicial, podemos contar con algunas ideas para recobrar energías y pasar a la acción.

¿Qué tareas te cuestan hacer y te desmotivan en absoluto?
¿Qué cosas te mantienen motivado?

Comentarios

Lun, 08/06/2015 - 7:33pm

Todo lo que describe este artículo es verídico, es muy fácil adaptarnos al conformismo, el hecho de no hacer nada y buscar excusas. Cuando pensamos en los riesgos que esta actitud nos está llevando a mediano y largo plazo, quizás podamos despertar y comenzar a hacer las cosas aunque estemos desmotivados. La voluntad y la inercia a la acción sin pensarlo demasiado son esenciales para cumplir objetivos.

Juan
Jue, 09/07/2015 - 10:35pm

Es demasiado fácil entrar en este estado y demasiado difícil salir. Te vas acostumbrando a no hacer nada hasta que decides cambiar, pero no quieres hacer nada por lo que lo el cambio lo vas aplazando hasta que se te olvida. Al menos así es mi caso x)
Realmente me parece lo mejor que he encontrado ahora que había decidido cambiar, o intentarlo al menos. Es verdad que una vez puesto pues te pones, pero el paso de ponerte es terrible si no encuentras nada para ponerte, porque.. ¿para qué vas a hacer algo que no te resulta agradable? Prefieres dejarlo y ya algún día cambiarás y lo harás.
El problema, los días pasan y nunca más van a volver.

Mariano
Sáb, 11/07/2015 - 10:02am

Hola Juan,

Gracias por tu comentario.
Es como si fuera una inercia.... Menos hacemos y menos queremos hacer o por el contrario cuando encontramos algo de motivación, más motivados nos sentimos conforme vamos haciendo las cosas.

Quizás para romper la barrera, hay que empezar muy de a poco. Y después de los primeros quince minutos haciendo cualquier cosa, ya te encontrás en movimiento para seguir avanzando.

Los días pasan como vos decís, por eso hay que tratar de aprovecharlos al máximo.

Un abrazo!

Belén
Mar, 10/05/2016 - 1:48pm

Gracias por compartir tu experiencia, gracias por querer ayudar a otras personas.

Elizabeth
Jue, 08/09/2016 - 3:22pm

Hola
Yo estoy realmente mal, nunca en mi vida había vivido una situación como la presente, estoy extremadamente desmotivada y no encuentro como salir de este círculo vicio.
No quiero no salir de casa,no quiero ni hablar con nadie, estoy durmiendo más de lo normal. Necesito ayuda!!!!!!

Rodrigo
Jue, 10/11/2016 - 1:28am

Hola, me tome el trabajo de leerlos a todos. es cierto lo que dicen, pero en mi caso ya no me pasa, hago mi deporte favorito porque se que me hace bien, soy una persona saludable, soy baterista tengo banda, estoy a un mes de termina la secu; en todo doy mi mejor esfuerzo y trato de hacerlo lo mejor posible y mejorar porque se que asi debe ser y no quedarme estancado como ustedes dicen,soy una persona activa. pero la verdad es que no siento emoción o entusiasmo absolutamente en nada, simplemente lo hago y ya. eso me hace sentir vacio y solo. no tengo amigos casi apesar de que salgo bastante y soy sociable, pero no logro hacer amistades. no encuentro motivacion en nada.

Rodrigo mex
Mar, 22/11/2016 - 1:57pm

Hola Rodrígo te entiendo, vas haciendo todo y aun así no te sientes satisfecho, dejame decirte que es normal y lo que a mi me ha funcionado es fascinarme con cosas super simples como la lluvia o un sueño que te gusto y volverlo a recordar. En la simplicidad de la vida está la felicidad

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google