Como Evitar el Estrés

Hay días que me siento estresado. No estoy seguro si es porque trabajé mucho, porque hice demasiadas cosas en el día o porque tengo muchos problemas acumulados sin resolver.

Me siento fatigado tanto física como mentalmente. Mi estado de ánimo va y viene como un péndulo y mis emociones se disparan fácilmente. Me irrito, estoy más preocupado, me desanimo y me encuentro desmotivado.

Mis hábitos cotidianos cambian para peor. Me acuesto a cualquier hora, me alimento mal, la casa empieza a ser un desorden, me dejo crecer la barba entrando en un “estado de dejadez” sin igual. Las ojeras se incrementan y estoy cansado todo el día con un ligero dolor de cabeza.

¿Te ha pasado alguna vez?

Si es así, quizás tuviste algo de estrés o estés camino a estresarte…
Cualquiera sea el caso, en este artículo quiero compartir algunos tips y consejos para evitar el estrés de manera natural.

En la sociedad moderna hay demasiados estímulos, problemas, preocupaciones y distracciones. Eso nos estresa de alguna u otra manera.

Vamos incorporando malos hábitos y para cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde. Por eso, nunca está de más tratar de prevenir y ver qué podemos hacer para llevar adelante un estilo de vida saludable.

9 Ideas para Evitar el Estrés

A continuación voy a mencionar hábitos saludables que te permitirán vivir de manera más tranquila y feliz:

#1 Hacer menos cosas durante el día

Simplificar la vida al máximo. Contamos con una cantidad limitada de energía y necesitamos descansar. Cuando intentamos hacer tantas cosas, terminamos colapsando porque no damos abasto.

Teniendo en cuenta de que no somos superhéroes ni tampoco robots, hay que cuidar más de nosotros mismos. Nuestra salud es más frágil de lo que parece.

Te invito a escribir en un papel todas las tareas que hacés todos los días (incluir tareas laborales, hogareñas, familiares, hobbies, estudios, responsabilidades)

Luego seleccionar lo más importante que esté alineado con tus objetivos personales.
Quizás sean dos o tres tareas esenciales. El resto mirar bajo una lupa y considerar la posibilidad de eliminarlas de la lista, delegarlas o postergarlas para más adelante.

Te cito un ejemplo:

Que pasa si tu horario laboral es de lunes a viernes de 8am a 6pm. Luego Lunes y Miércoles tenés el curso de Inglés de 7pm a 9pm, Martes y Jueves vas al Gimnasio en la misma hora y Viernes tenés el curso de Cocina. A su vez los días sábados estás cursando una materia en la universidad.

A todo esto le sumamos el hecho de que vivís solo o con tu pareja y hay que ocuparse de las tareas domésticas, de cocinar, de lavar la ropa, de ir al supermercado o de cuidar a los niños.

Sin contar el tiempo que tenés que agregar en el medio de la semana para practicar las lecciones de inglés, hacer la tarea para la universidad y repasar lo que viste en el curso de cocina.

¿Parece una exageración no?

Aunque no lo creas, muchísima gente lleva un estilo de vida similar. Que por un lado parece pleno, cargado de actividades recreativas o porque nos gustan pero por el otro lado exige una demanda de energía enorme. Tanto física como mental.

Ni hablar si alguno de los contextos anteriores no son favorables o se encuentran en conflicto momentáneo (mal ambiente laboral, crisis de pareja, problemas económicos, etc)

¿Cuál sería la solución al ejemplo anterior?

Eliminar, delegar, postergar cosas (partiendo de algunos criterios). Si mantenemos el empleo actual y el horario sigue siendo de 8am a 6pm, entonces esto no se puede modificar y hay que ajustar por otro lado. Hacer actividad física es algo fundamental para el cuerpo, por lo que el gimnasio también podría quedar fijo los dos días de la semana o al menos uno. Quizás se puede eliminar el curso de cocina, dejar de ir a inglés o hacer la carrera universitaria más adelante cuando se disponga de más tiempo durante el día.

Algo hay que resignar. Sino terminamos colapsando. Nuestra agenda cotidiana tiene que ser simple. Con pocas cosas. Tenemos que disponer de más tiempo al día para descansar, reflexionar, estar con nuestros seres queridos, en un estado más tranquilo. Sin prisa.

#2 Ser más organizado y constante con los horarios

Las rutina tiene la ventaja de organizar tu día a día. Para evitar el estrés se hace fundamental tratar de respetar los horarios de comida y respetar los horarios de descanso, así al otro día nos encontramos con las energías renovadas.

Hay gente que tiene la costumbre de cambiar constantemente el horario para irse a dormir. “No tengo sueño” “Me gusta dormirme a las 2am” es lo que dicen. Pero lo cierto es que al otro día por ahí se tienen que levantar a las 7am y aunque uno crea que está acostumbrado, por ahí no son las suficientes horas para descansar.
El escenario empeora cuando un día te acostás a las 10.30pm, otro día a las 12am, otro día a las 2am, otro día a las 11pm y así cambiando siempre el horario.
Con las comidas pasa lo mismo y la idea de organizar mejor tu día no es caprichosa. Estarás descansando mejor, de manera más constante y lo mismo con la alimentación.

El hábito de la constancia le hace bien a tu mente y a tu cuerpo.

Muchas veces escuché personas que me decían, “Como cuando tengo hambre” “Me voy a dormir cuando tengo sueño”. Suena un lindo argumento porque de cierta forma hacés que las cosas fluyan y sean más naturales. Pero lo cierto es que ese comportamiento da lugar a la inconstancia. Porque las personas que dicen esto por lo general no tienen hambre ni sueño a la misma hora todos los días. Esto quedará para un debate posterior.

#3 Tomar un tiempo al día para descansar y practicar la quietud

Hasta ahora hemos reducido algunas tareas en el día y nos hemos propuesto ser más organizados con los horarios de las tareas vitales (comer, dormir).

Lo que sigue ahora es incorporar el hábito de la relajación a lo largo del día. Encontrar quince o treinta minutos para descansar, reposar, meditar, reflexionar. Practicar la quietud para que tanto mente y cuerpo se calmen un poco.

Mi horario para hacer esto es por la tarde. Entre las 2pm y las 4pm encuentro un espacio para hacer una pausa. Quizás una siesta, quizás me quedo sentado unos minutos mirando por la ventana en estado contemplativo. Lo cierto es que luego me encuentro renovado para continuar.

#4 Evitar la saturación / obsesión con un tema

Esto pasa cuando tenemos un proyecto, un trabajo que entregar o una meta que cumplir. Entonces nuestra mente está el 95% del día pensando en una sola cosa. Esto no solo aburre sino también fatiga.

Es necesario tomar recesos mentales sobre determinadas cosas, así se trate de preocupaciones, problemas, miedos, responsabilidades o hasta metas vitales. Por más de que algo sea bueno te termina saturando después de mucho tiempo. Por ejemplo si me gusta tocar la guitarra, y practico 10 hs por día para ser el mejor guitarrista (quizás una meta errónea) probablemente termine agobiado.

A veces la mejor forma de tomar un descanso mental, no es dejando la mente en blanco, pero quizás pensando en otra cosa que no tenga nada que ver con lo anterior ni con tu vida actual.

¿Cómo sería eso?

Cuando estoy muy compenetrado con un proyecto de un cliente en lugar de descansar la mente haciendo un hobbie (que ya conozco) me pongo a hacer algo completamente nuevo.
Quizás leer sobre un tema que desconozco completamente o ver algún video (sobre magia, cómo funciona una turbina de avión, energías renovables, el mundo del disfraz) y tópicos en donde soy ignorante por completo.

También puedo dar un paseo por un camino diferente, realizar tareas de jardinería completamente nuevas o bien encontrarme con una persona que no veo hace mucho tiempo.

Aunque no me creas, pensar en otra cosa completamente nueva, te ablanda la mente y te la relaja.

#5 Escribir en un papel - Conversar

Es una manera de hacer catársis. De expulsar hacia afuera lo que pensamos y tener otro punto de vista posterior.

La técnica de escribir en un papel nuestros pensamientos, preocupaciones y problemas, es muy efectiva. Me ha funcionado en más de una ocasión. Es simplemente hacer una bajada de todo. Un vaciamiento rotundo de todo lo que se nos pasa por la cabeza. Y eso mismo al leerlo produce otro efecto en donde tal vez tengamos algunas respuestas.

Al mismo tiempo, conversar con amigos y familiares es vital. Una buena conversación es enriquecedora espiritualmente y la idea de un intercambio de momentos, hace que estemos mejor.

#6 Reducir el uso de la tecnología (celular, computadora, Internet)

Te puedo asegurar que el uso compulsivo de los medios sociales, del WhatsApp, del Messenger y demás, te generan ansiedad y cansancio. Especialmente cuando estás verificando permanentemente tu teléfono para ver si te respondieron.

Hace un tiempo escribí un artículo para reducir la adicción a Internet. Podés leerlo si te gustaría mejorar en este aspecto.

Antes era una persona que miraba todo el tiempo el celular. Eso me hacía perder el tiempo ya que me interrumpía y además me producía cansancio adicional.

Para evitar el estrés, tenés que seguir muy de cerca tus hábitos con respecto a la tecnología.

#7 Analizar tu contexto actual para introducir mejoras

Muchas veces por más que cambiemos nuestros hábitos, vamos a seguir teniendo el problema de que el contexto en el que nos encontramos no es el adecuado.

¿Cómo es el contexto en tu trabajo, en tu hogar, en tu ciudad o país?

¿Trabajás en un lugar agradable, relajado y sin presiones o por el contrario tus colegas de trabajo no son nada amistosos y ni que hablar de tu jefe?

¿Te llevás bien con tu actual pareja o estás en una relación tóxica donde todo es un problema?

¿Qué hay acerca de tu ciudad o país? ¿Se vive bien y la calidad de vida es buena o por el contrario, vivís en un contexto inestable desde lo económico o social?
¿Te estresa vivir en la ciudad llena de tráfico, inseguridad y contaminación?

A mi sí y quizás por eso evalúo otras alternativas (como mudarme) para mejorar mi calidad de vida y evitar el estrés.

Lo importante a veces es ser conscientes de nuestro entorno. Hay algunas cosas que no van a cambiar y están fuera de nuestro control. Para estos casos a veces necesitamos hacer algún cambio más radical.

#8 Alejarse de las personas tóxicas

Y por esto me refiero a toda persona tóxica con la que estés en contacto. Ya sea un familiar, “amigo”, tu pareja, compañero de trabajo, jefe, un cliente. Hay veces que no podemos irnos de un lugar por que sí, pero otras veces es necesario.

Si tu ambiente de trabajo está plagado de gente tóxica (sobre las cuales no se puede hacer nada), quizás es momento de cambiar de trabajo.
Si tu novio/a, marido o esposa es una persona tóxica, controladora, manipuladora, quizás es momento de terminar la relación y separarse.

Y si no se puede o no sentís que es el momento aún, tal vez podés protegerte de alguna forma mediante el diálogo y la comunicación. Firme en tus convicciones, planteando tu punto de vista sobre el tema, etc. Necesitarás ser fuerte y tener confianza en vos mismo.

Para evitar el estrés, también hay que evitar a la gente tóxica.

#9 Hacer cosas que nos den felicidad

No postergar el entretenimiento, el ocio, el relax, el placer. A veces uno trabaja demasiado y está todo el día ocupado atendiendo las responsabilidades, en lugar de destinar algo de tiempo a las tareas que realmente se disfrutan y nos gustan.

En la medida de lo posible hay que destinar más tiempo de nuestra vida a hacer lo que nos gusta. Si el trabajo nos encanta, mejor aún. Si disfrutamos de leer, tratar de hacerlo, si nos encanta viajar, planificar uno.

Este tipo de cosas nos entusiasma y hace que tengamos un buen lunes y una excelente semana.

Algunas Conclusiones

Nuestros hábitos y contexto determinan nuestro día a día. La ciudad te exige un estilo de vida acelerado plagado de actividades y cosas para hacer. Algunas son obligaciones, otras son ocio y algunas tareas van relacionadas a objetivos en el futuro que queremos conseguir.

El estrés se manifiesta de distintas maneras. Puede ser mediante un dolor de cabeza, sensación de cansancio permanente, irritabilidad, malestares estomacales, etc. No quiero profundizar en los síntomas, pero parecería como que hoy en día cualquier cosa que nos pasa físicamente a nivel salud, es una consecuencia del estrés.

Para evitarlo, soy partidario siempre de a vía natural. Realizar cambios en los hábitos, ver si podemos cambiar el contexto, tratar de simplificar nuestra vida, etc.

Finalmente te invito a compartir a través de los comentarios que técnicas o ideas utilizás para tratar de combatir el estrés.

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google