Cómo Levantar la Autoestima

Hay días en que nos sentimos feos, inútiles, incapaces de lograr nada y nos invade una sensación de inseguridad que nos bloquea y nos tira para abajo.

“Nunca podré ser como tal”
“Tengo este o aquel defecto físico”
“Soy tímido y siempre lo seré”
“No puedo tener el carisma de tal persona”
“No soy bueno para esto ni para aquello”
“Apesto”

Y así con una lista eterna de mensajes que nos decimos a nosotros mismos cuando nos comparamos con otras personas.

También a veces recibimos comentarios aparentemente inocentes de la gente, que nos tiran la estima al suelo. Hacen alusión a nuestro físico, pelo, uñas, ropa, como comemos, vivimos, nos comportamos y cómo somos.

“Deberías comprarte ropa nueva sino nadie se va a fijar en vos”
“Que flaca que estás”
“Sin auto no existís”
“Qué risa fea que tenés”
“Comprate un celular nuevo que ese no da para más”
“¿Cómo no vas a tener Facebook?”
“Eso hoy no garpa”
“Tenés canas” (Si ya sé que tengo canas)
“Con esa idea no vas a llegar a ningún lado”

Y así sucesivamente con cuánto vecino, amigo o familiar se te cruce en tu camino.

Todo esto sumado a nuestros propios pensamientos y la realidad (que golpea duro por cierto) van socavando nuestra estima gradualmente. Nos vamos haciendo chiquitos, debilitando y cada vez tenemos más incertidumbre, miedos y dudas acerca de quiénes somos y qué podemos dar en este mundo.

Y aunque ahora te cueste creerlo, tenés más potencial del que pensás.

No sos ni tan tímido, ni tan gordo, ni tan flaco, ni tan fuerte, ni tan débil. No sos ni tan pobre ni tan rico. Tampoco deberías compararte con esa persona que tiene 200 mil seguidores en Twitter, Instagram y Facebook y muestra una vida super existosa con belleza eterna, fama, dinero y viajes de placer.

Porque hay algo de lo que estamos seguros. Sos vos aquí y ahora y estás recorriendo tu propio camino. Si estás buscando pareja, ya va a llegar la persona indicada. Si estás buscando trabajo. También va a llegar. Si estás desarrollando una nueva habilidad. También en algún momento serás “bueno” en eso.

A continuación me gustaría mencionarte algunas cosas en las que podés pensar para levantar la autoestima en esos momentos de tanta incertidumbre.

6 Ideas para Levantar la Autoestima

Comenzar a aceptar el cuerpo que tenemos - La mayoría de la gente se queja o está a disgusto con alguna parte de su cuerpo. Que la nariz, que las piernas, que la cola, que el pelo, que la piel, que me faltan 2 kilos, etc. Siempre estamos en la búsqueda del cuerpo ideal. Y cuando logremos mejorar un aspecto, estaremos disconformes con otra cosa.
No digo que sea fácil aceptar completamente nuestro cuerpo, pero no tiene sentido alguno compararnos con las celebrities, super modelos o una amigo/a super lindo/a que tengamos.
En lugar de eso podemos comenzar a agradecer por el cuerpo que nos tocó. Ver lo bueno y tratar de mantener un estilo de vida saludable en cuanto al ejercicio físico.
La “belleza joven” es efímera y el cuerpo perfecto (con abdominales marcados) no existe. Es lo que te intenta vender la sociedad. Pero no compres esta imagen.

Comenzar a confiar en lo que podemos hacer - Ya se que ahora no te sale, te cuesta esfuerzo, creés que no tenés talento o que nunca serás lo suficientemente bueno en algo.
Pero quizás también te estás comparando con gente tipo Mozart, Shakespeare, Steve Jobs o Spielberg. No está mal tener fuentes de inspiración, pero vos no sos ellos. Y si bien ahora tengas dificultad para estudiar, practicar, mejorar en algo. Con el tiempo suficiente irás haciéndolo mejor. Tenete paciencia y tratá en lo posible de perder el miedo a mostrar lo que hacés. La crítica siempre llegará, pero no deja de ser la opinión subjetiva de otra persona.
La idea acá evitar las comparaciones que tan mal nos hacen.

Carlitos o Juanita no es más exitoso que vos (o tal vez sí) - ¿Y qué problema hay?
A veces vemos a nuestro vecino, a la amiga de una amiga, el doc que nos atendió, a la novia de pepito, al novio de Stephanie, y vemos una persona que nos deja plasmados. “Ah, mirá que bien que le va” “Tiene un autaso, un super mega trabajo, se los ve felices y son super guapos” Puede que si, puede que no. A nosotros no nos debería importar ni tampoco tomar como única referencia de la vida que querríamos lograr.
La mayoría de las veces vemos una imagen muy recortada de la realidad, y queremos imitar esa imagen creyendo que ese es el único camino posible.
La verdad que la idea de felicidad que nos venden, deberíamos dejarla guardada en un cajón y comenzar a reinventarnos desde nuestras creencias más profundas.

Lo material no deja de ser material - Siempre en toda la historia de la humanidad habrá gente que tenga más o menos cosas que vos. Eso no debería importarte en absoluto.
No deberías definirte por lo que tenés sino por lo que sos. La vez pasada entré al Instagram de FloydMayWeather.
Quedé sorprendido al ver un poco cómo es su mundo. Y la primera impresión fue: Fahhhhhh, que bueno ese auto, noooooooo, mirá la plata que tieneeee. Y así a medida que iba viendo las fotos. Así como esta persona ostenta y muestra “ese mundo feliz”, también hay gente con muchísimo menos dinero más cercana a vos, que por ahí también lo hace. Y es ahí donde te ves tentado a ser/tener como esa persona.
Ni lo intentes. No tiene sentido.

Recordar los logros realizados - Te invito a realizar un poco de memoria reflexionar un poco acerca de las cosas que sientas orgullo. No tienen que ser logros heróicos como escalar el monte Everest, pero sí pequeñas acciones que hayas realizado y de lo que te sientas a gusto con solo recordarlo. Por ejemplo: ayudar a una persona a cruzar la calle, terminar el curso, comenzar yoga, hacer un regalo a un ser querido porque sí, cocinar un buen plato de comida, despertarte 15 minutos antes (con todo el esfuerzo que implica)

Todo es muy relativo - Todo lo que pensamos es una manera recortada de ver el mundo. Las cosas no son ni 0 cero ni 100. Y a nivel general, estamos mucho mejor de lo que pensamos. Lo que pasa es que hay tanta información, tanta gente que conocemos, y tantos comentarios que van y vienen que estamos abrumados. La sociedad de cierta forma impone un modelo de ser y de actuar. De cómo vestirnos, de cómo comportarnos, de cómo lucir, de lo que es el éxito y lo que no.

Por eso yo creo que la introspección está buena. Porque nos permite aislarnos por un momento, meditar y reflexionar. Conocernos a nosotros mismos. No ser tan drásticos con quienes somos y lo que venimos a hacer a este mundo.

Para finalizar te invito a comentar este post y compartir tus sentimientos con el resto de los lectores.

¿Hay algunas veces donde tuviste la autoestima baja? ¿Recordás qué es lo que pasó?

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google