Como Superar los Miedos

Cuando era niño tenía miedo a los fantasmas. Ahora también.
Prefiero no ver ninguno.

Me acuerdo que pensaba que había alguno escondido en el placard o se podía aparecer en mi habitación en medio de la noche. Y con solo considerar que ya se encontraba debajo de la cama, empezaba a sudar y temblar (una sensación poco recomendable para cualquier ser humano)

Todo se sentía tan real que en mi cabeza, el fantasma estaba ahí. Muy cerquita mío.

Pero con el tiempo fui aprendiendo que los fantasmas no existen ¿cierto?
Me fui tranquilizando y esos miedos fueron desapareciendo por arte de magia.

Así como aparecieron, solo se fueron...

El Miedo es algo Irracional

Para mí el miedo es un pensamiento y sensación que aparece cada tanto para advertirnos de que algo no muy deseable puede suceder.

Muchas veces el miedo nos puede ayudar a ser precavidos en algo, prevenir, huir, sobrevivir. Está muy bien sentir miedo al estar cerca de un león. También de una serpiente venenosa. Creo que si me cruzo con una en la selva salgo corriendo lo más rápido posible.

Pero en la mayoría de las ocasiones, el miedo aparecerá para limitarnos en nuestra vida cotidiana. Día a día los miedos nos generan nerviosismo y ansiedad. Nos paralizan.
¿Y si algo sale mal?

Mejor no intentarlo...

Miedo a ser despedido si estoy en desacuerdo con el jefe, miedo a discutir si presento mi opinión en el grupo, miedo a decir lo que pensamos y tener otro punto de vista.
Miedo a mostrarnos tal cual somos.

¿Cuántos miedos existen?

Lo que te imagines. Para cualquier situación de la vida, habrá un miedo a la vuelta de la esquina esperando por nosotros.

Y lo peor de todo es que cualquier tipo de miedo que tengamos, no será muy beneficioso que digamos para nuestro desarrollo personal.

Hay gente que por miedo a volar, nunca a viajado en avión hacia otro destino turístico. Quizás le encantaría poder ir al Caribe, pero el miedo al avión es tan fuerte que no puede superarlo. Están las personas con miedo a las alturas y que jamás se atreverían a realizar un trekking en una montaña. También están aquellas personas que prefieren evitar nadar en una pileta por miedo al agua. Y somos varios si pensamos qué sentimos miedo al hablar en público.

¿Pero qué puede pasar tan terrible?

Todo puede salir mal. Al menos eso es lo que pensamos y sentimos.

Nos podemos equivocar y tartamudear al hablar en público, nos podemos caer de la montaña, se puede incendiar el avión y estrellar, podemos perder nuestro empleo para siempre.

Hay miles de pensamientos negativos.

Si aprendiéramos a superar los miedos (no todos, pero algunos) nos sentiremos más fuertes y capaces para realizar aquello que deseamos. Superar un miedo implica un esfuerzo, práctica, “dar un salto de fé” y esperar lo inesperado. Pasemos a lo que sigue.

Ideas para superar los miedos

No importa cuantas veces te diga “todo va a salir bien” “¿qué es lo peor que puede pasar?”.
Lo cierto es que vamos a seguir sintiendo miedo porque como vimos anteriormente se trata de algo irracional que no podemos controlar tan fácilmente.

Nuestra mente es maravillosa y muy poderosa. Ahí es donde aparece todo. Es la causa de nuestros temores más profundos y quizás una forma de reducir nuestros miedos es tratar de empezar a ver las cosas de otra manera. “Cambiar el chip” por así decirlo.

A continuación comparto algunas ideas que me ayudaron a superar o reducir algunos miedos (no todos)

#1 Cultivar la confianza en nosotros mismos

Cuando salimos de nuestra zona de confort entramos en terrenos inexplorados. Todo nos resulta nuevo y por cierto no estamos cómodos. Tenemos miedo a equivocarnos o realizar esfuerzo en vano. También tenemos otro tipo de temores.

Si logramos levantar nuestra autoestima y confiar más en lo que hacemos todo sería muy distinto. Nos animaríamos a cosas que jamás imaginamos que podríamos hacer para alcanzar nuestros sueños.

La confianza se cultiva día a día. Creyendo plenamente en nuestro potencial. Perdiendo el temor al fracaso y dando lugar a los errores.

Hay que equivocarse para aprender.

¿Cuántas veces hay que hablar en público para perder ese miedo? Quizás unas doscientas veces.
¿Cuántas veces hay que practicar una coreografía para bailarla bien?
Quizás unas cien veces.

Pero en la medida que lo vayamos haciendo (con todos los errores que pueda haber en el medio) iremos ganando confianza en lo que hacemos.

Por eso te recomiendo empezar a cultivar la confianza en vos mismo y para eso podés leer las siguientes frases de confianza.

#2 Cultivar pensamientos positivos cada día

¿En qué nos vamos a enfocar todos los días? ¿En lo bueno o en lo malo?

Ambos llevan el mismo esfuerzo.

Hay que erradicar los pensamientos negativos cuanto antes. No nos ayudan en absoluto. Solo nos producen miedo y la sensación de que algo malo va a ocurrir.

Y quizás la forma de hacerlo, sea enfocarnos en otro tipo de cosas. Pensar en positivo.

Hace un tiempo escribí frases positivas cortas para el día a día. Podés leerlas o anotarlas en un papel para tenerlas presente. La repetición diaria de estas frases irán preparando el terreno para un cambio mental y de foco.

#3 Reducir la ansiedad

La ansiedad es generadora de miedos. De esos que no vas a querer tener nunca. Hay varias formas de calmar la ansiedad y en la medida que puedas hacerlo, sentirás mayor control de tu mente y de tus pensamientos.

Reducir la ansiedad será clave para ganar serenidad y reducir la aparición de esos temores tan horribles.

Cuanto más ansioso estoy, más cosas pienso sin control. Y son cosas por ahí desagradables.
Me cuesta dormir bien y durante el día estoy a un ritmo vertiginoso en donde no puedo tomar el control.

Para mí hay una relación directa entre nuestro estado general de ansiedad y nuestros miedos.

#4 Dejar atrás las experiencias pasadas

Si algo salió mal tiempo atrás, no tiene por qué volver a repetirse. Las experiencias aportan cuando se trata de aprender de los errores y progresar. También nos ayudan a tomar mejores decisiones.
Pero a veces tenemos miedo por cosas que ya pasaron. Y eso no está impidiendo progresar en nuestro presente actual.

En estos casos me gusta pensar que nuestro pasado no tiene por qué determinar nuestro presente. Y no puede ser un factor limitante para mejorar en distintas áreas de la vida.

#5 Aceptar que hay cosas que están y estarán fuera de nuestro control

Suena aterrador ¿cierto?
Hay cosas que no podemos controlar y eso asusta mucho.

En la medida que puedas aceptar esto, quizás logres relajarte y dar lugar a lo desconocido. A que pase lo que tenga que pasar.

Mucho de lo que nos pasa está fuera de nuestro alcance. No podés controlar lo que piense otra persona. Tampoco su reacción ni decisiones.

Pero sí podés tener mayor control sobre tu manera de ver el mundo. Sobre eso que pensás cada día cuando te levantás de tu cama hasta que te vas a dormir.

#6 Dar un salto de fé

¿Qué sucederá? No lo sé.

Cuando tenemos que tomar una decisión importante en nuestra vida, sentimos miedo porque no sabemos qué es lo que puede pasar. ¿Y si me rechazan? ¿Y si esto no funciona?

No somos adivinos. No podemos saber qué efecto tendrá nuestra decisión.
Pero intentarlo vale la pena. Puede determinar una mejoría notable en nuestra calidad de vida.

Así se trate de comenzar un emprendimiento, renunciar al trabajo, aprender a manejar o cualquier otra situación que te produzca miedos. Amerita al menos un intento de tu parte.

Dar un salto de fé.

El ejemplo más típico es aprender a andar en bicicleta con dos ruedas. Podrás haber practicado en un triciclo cuando eras niño. Podrás haber visto miles de videos de YouTube ya de grande. Pero hasta que no lo hacés, no sabrás de que se trata.

Es lanzarte y que pase lo que tenga que pasar. Te caerás seguro unas cuantas veces, pero dominarás tu cuerpo y mente para seguir adelante.

#7 Compartir tus miedos

Podés contarle a un familiar, a un amigo o algún conocido aquello que te pasa. También realizar algún tratamiento con un especialista si se trata de un miedo muy horrible o paralizante. Porque a veces están las fobias, esa especie de miedo extremo originado por algo quizás a nivel psicológico y mucho más difícil para superar.

Cuando podés compartir tus miedos, la gente puede darte otro punto de vista o ayudarte a superarlo. También si el miedo es compartido puede haber un intercambio de cosas que le funcionaron a alguno para superarlo.

#8 Anotar y analizar nuestros miedos

Nuevamente volvemos al lápiz y al papel para ayudarnos a ordenar nuestros pensamientos.
Te propongo anotar tus miedos y luego analizarlos.

Cuando leemos las cosas que anotamos, nuestra percepción puede ir cambiando y hasta algunas cosas te sonarán ridículas luego de un tiempo.
¿Cómo pude tener miedo a esto? quizás pensarás. Y hasta te reirás de la mala pasada que te jugó tu mente.

Desde el análisis se pueden tener otras ideas y puntos de vista. Si tu miedo es X, quizás podés encontrar ideas para dejar de sentir miedo muy gradualmente.

¿Cómo puede ser que hay gente que no le tema a esto y yo si?

¿Dónde está la diferencia?

En la manera de ver las cosas...

#9 Practicar ejercicios de respiración

Ante el miedo, mejor aprender a relajarse. Respirar profundamente, cerrar los ojos, contar. Son todas técnicas válidas para aminorar el impacto y a veces para animarnos a superar ese miedo que tanto nos frena.

Cuanto más relajados estamos, menos miedo sentimos de alguna manera ya que logramos estar en control de nuestra respiración, pensamientos y mente.

#10 Dar lugar a la posibilidad

¿Qué es lo peor que puede pasar?

¿Que el avión se venga abajo? ¿Qué nos pique esa araña y nos inyecte veneno tóxico?
¿Que nos echen del trabajo por haber hecho valer nuestro tiempo?

Hay muchas cosas horribles que pueden pasar, pero están fuera de nuestro alcance y al mismo tiempo a nivel estadístico es muy difícil de que sucedan.
Si nos aterra pensar de que algo puede pasar, seguramente no haremos nada y nos quedaremos donde nos podamos sentir “seguros”

Cada vez que sientas un miedo, podés preguntarte qué posibilidades hay de que ocurra eso que tanto miedo tenés.

Tampoco ser irresponsable o temerario. Si está lloviendo y se trata de una tormenta eléctrica con truenos y rayos por todos lados, buscá refugio. No te hagas el valiente así porque sí.

Algunas Conclusiones

Después de haber leído este artículo quizás encuentres algunas ideas que puedas poner en práctica para superar los miedos.

Evitan nuestro crecimiento y nos paralizan.

Siempre tuve algún que otro miedo y creo que nunca van a desaparecer por completo. Pero con el tiempo aprendí a combatirlos. “It´s all in my head” (está todo en mi cabeza)

Cuando siento miedo no puedo hacer mucho. El peligro se siente tan REAL que me paraliza.

Pero cuando el miedo se va y estoy más tranquilo, puedo pensar y reflexionar al respecto para corregir y mejorar cosas.

Para finalizar te aliento a identificar tus miedos y luchar para vencerlos. También te invito a compartir en los comentarios aquellas cosas que te asustan, te dan temor o te preocupan.

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google