El arte de la constancia

Empezamos una dieta y a las dos semanas la abandonamos. Nos anotamos en el gimnasio y luego de tres meses dejamos de ir. Nos inscribimos en una carrera universitaria para cambiarla por otra a los dos años. ¿Cuántas cosas dejamos a medio hacer? Parecería que nos cuesta encontrarle el ritmo a lo que hacemos.

Para mi “ser constante en algo” significa tratar de darle continuidad a una tarea, actividad o plan que tenga para alcanzar alguna meta. Si empiezo algo trato de mantenerlo en el tiempo casi como una parte integral de mi vida.

Me considero una persona constante en varias cosas, pero sin embargo reconozco que no es nada fácil. Hay veces que tengo que escribir y me da fiaca y ni hablar de salir a trotar!! Pleno invierno, 6pm cansado luego de trabajar. ¿Quién me manda no?

Creo que muchas veces no podemos ser constantes porque luchamos contra nuestros pensamientos o bien tenemos que luchar con situaciones inesperadas de nuestro entorno. Podemos empezar algo con mucho entusiasmo y energía, pero luego ni bien van pasando los meses, el desgaste, la falta de foco y nuestro estado anímico pueden tentarnos a que lo “dejemos todo” para simplificarnos así la vida.

¿No te pasó de tener en la universidad algún profesor que sea malo (por no decir un imbécil...)? Y es ahí mismo donde decís.. largo todo y se va a cagar!!
¿Y qué hay acerca de los hobbies o del aprendizaje de algo nuevo? Empezamos a pintar cuadros y luego avanzamos según “nuestra inspiración”. O sea nunca. Un día sí, dos días si, luego al mes siguiente media hora para finalmente darnos cuenta que ha pasado un año y hemos pintado medio cuadro.

Ideas para ser más constantes en lo que hacemos

Te invito a hacer una pausa y pensar por un momento si sos por lo general una persona constante o estás más del lado de lo impredecible por llamarlo de alguna manera. Si es así, quizás los siguientes tips te ayuden a modificar eso. Te comparto a continuación lo que a mi me sirve y trae algunos resultados:

Pensar dos veces antes de empezar algo - Cualquier actividad que vaya a emprender trato de pensarla como algo de mediano o largo plazo. (6 meses, 1 año, 3 años, 6 años, de por vida). Acá por ejemplo podemos encuadrar empezar una carrera universitaria, anotarnos en natación, estudiar un idioma nuevo, etc. El punto y la gracia es darle continuidad hasta terminar el objetivo o bien incorporarlo como parte integral de nuestra vida cualquiera sea el hábito. Por eso pensar con mayor detenimiento antes de tomar la decisión puede ahorrarte mucho tiempo y esfuerzo después sobre todo si vas a abandonar lo que has empezado.

Simplificar las cosas - ¿De qué nos sirve armarnos de una dieta super estricta si sabemos que va a ser cuasi imposible mantenerla más de dos días y luego vamos a atacar con cuanto chocolate en barra se nos cruce por la vista? ¿Qué sentido tiene imponernos una compleja rutina de ejercicios que nos consume mucho tiempo y esfuerzo en la semana? Para poder ser constantes también tenemos que ser pícaros y tratar de simplificar todo cuanto aquello podamos, al menos hasta que estemos cómodos con el cambio. La clave está en poner objetivos más realistas en función de nuestro contexto (tiempo, motivación, energía, prioridades)

Utilizar las mini-rutinas - Puede ser interesante basar nuestras tareas en mini-rutinas que nos acerquen a nuestros objetivos. Una rutina bien establecida te va a dar continuidad a lo largo del tiempo y cada vez se te hará más sencillo (supuestamente)

Confiar en nuestras decisiones (y en el plan) - Por algo en algún momento hacemos las cosas. Hay una razón o motivación que origina todo este despelote. Cuando te anotaste en esa carrera habrá sido por alguna razón. Cuando decidiste comer más saludable fue por otra razón. Y así con cuanta tarea estés realizando. Pero con el tiempo la duda, los miedos y la falta de esperanza hace que bajemos los brazos y dejemos todo aquello que empezamos (que supuestamente era para nuestro bien). Aquí hay que hacer un poco de memoria y tratar de recuperar ese “Para qué” de lo que estamos haciendo y en la respuesta probablemente esté la energía adicional para seguir adelante.

¿En qué te gustaría ser más constante?

En lo personal me ha costado mucho (y aún me cuesta) ser constante con este blog. Si vas a ver la sección de Ver todos los artículos notarás como desde el año 2014 para atrás hay muy poca constancia a lo largo de los meses. A veces no escribía, otros meses publicaba dos posts, y algún mes que otro me envalentonaba y hacía quince posts.

Mi plan para este 2015 es al menos escribir dos posts por semana haciendo un total de ocho artículos por mes. Vamos a ver si puedo lograrlo. La táctica que voy a emplear es la de simplificar al máximo la escritura como así también el proceso general de publicar un artículo. Antes me preocupaba mucho por hacer un mega artículo para SEO (posicionamiento en buscadores), análisis de keywords, promoción del artículo, etc y todo esto hacía que me cueste mucho escribir. Me quitaba energía por así llamarlo. También ahora tengo mayor confianza con este blog y con los resultados que podría obtener. Creo que si está bueno lo que publico, la gente lo irá compartiendo y con el tiempo las visitas irán aumentando naturalmente.

Finalmente te quiero consultar lo siguiente:
¿En donde te gustaría ser más constante? ¿Creés que podés lograrlo? ¿Qué tendrías que modificar?

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google