Enfócate en aquello que quieres conseguir en lugar de fijar un tiempo para lograrlo

Cuando realices una tarea piensa en el resultado que quieres obtener en lugar de fijar el tiempo que le vas a destinar. Este cambio mejorará notablemente tu productividad y tus resultados.

Estamos acostumbrados por lo general a fijar un tiempo para todo. Definimos franjas horarias para cada una de nuestras tareas cotidianas, no solo cayendo en hábitos pocos flexibles, sino también generando una serie de tareas incompletas y postergadas.

Mayor tiempo destinado en lo que hacemos no equivale necesariamente a mejores resultados.
Además del factor tiempo, debemos considerar nuestra concentración y foco al hacer las cosas, como así también nuestra capacidad de aprendizaje, experiencia, prueba y error, persistencia, repetición, etc.

Si bien el tiempo va a tener una relación indirecta con lo que lleva hacer las cosas, podemos empezar a pensar cada vez más en producir mejores resultados de la manera más eficiente posible.

Rodolfo practica su inglés 1 hora por día mientras que Javier lo practica 2 horas por día. Ambos comenzaron con el mismo nivel de inglés. Sin embargo al finalizar el año, Rodolfo ha mejorado mucho más en términos generales (pronunciación, fluidez al hablar, vocabulario, gramática, etc)

Podemos pensar que Rodolfo tiene más facilidad de aprendizaje que Javier, lo cual es totalmente válido, como así también empezar a indagar en cuáles fueron los métodos de estudio de cada uno.

Se puede suponer que Rodolfo dedicó la hora completa al estudio concentrándose al máximo y reduciendo al mínimo las distracciones. A su vez fue desarrollando la habilidad de detectar sus errores más comunes y puntos débiles para poder empezar a corregirlos.
Comenzó también a tomar mejores decisiones, sobre qué practicar, con qué frecuencia y repetición y darse cuenta de lo que más le servía para su aprendizaje.

Javier por su lado, durante su tiempo de estudio, sufría frecuentemente de algunas distracciones como su celular sonando o el llamado de un familiar para hacer las compras en el almacén. Su horario de estudio variaba según el día y el estado anímico, pero sin embargo siempre mantenía sus 2 horas “establecidas” para practicar. Estudiaba de manera mecánica y no se daba cuenta tanto de sus equivocaciones, por lo que volvía a cometer los mismos errores con mayor frecuencia.

Este mismo ejemplo se puede trasladar al trabajo, a la práctica de algún deporte o ejercicio físico, a las tareas domésticas, al arte, etc.

Volviendo a la idea del comienzo, el punto es que mayor tiempo no implica mejores resultados. En lugar de fijarnos horas para hacer las cosas, mejor pensar en qué queremos conseguir y cómo. Esto se aplica al día a día.
Si la tarea es grande y compleja, puedes dividirla en subtareas más sencillas de realizar.
Lo importante es cómo hacer las cosas y cuál es la calidad del resultado final.

Ejemplos en distintas áreas

En el colegio

Se fija un tiempo de entrada y de salida a clases. Me parece conveniente para que haya previsibilidad como también es necesario por un tema de responsabilidad y cuidado de los niños y adolescentes. Lo que si muchas veces noté, fue que por cumplir con el horario de la materia, estábamos todos mirando el techo haciendo tiempo, en lugar de hacer otras cosas recreativas.
Igual esto cambiaba según el profesor. Otro punto a mejorar y lo digo como crítica constructiva, es que los profesores deberían conocer y enseñar distintas técnicas de estudio para que los alumnos puedan elegir la mejor según sus posibilidades.

En las tareas domésticas

Uno dice “voy a lavar los platos”. Hasta que no termina de lavar la vajilla la tarea queda incompleta. Uno no dice. Ahora voy a lavar los platos 30 minutos. No se propone estar esa cantidad de tiempo. Simplemente se enfoca en el resultado: Tener los platos limpios.

Algo similar nos pasa cuando hay que hacer un trámite como pagar las cuentas. Vas al lugar, está lleno de gente y te quedas esperando tu turno. Si pasan 20 minutos y sigues allí, creo que lo mejor que puedes hacer es seguir hasta las últimas consecuencias. Esto sería cumplir con la misión a toda costa con tal de terminar con el maldito trámite. Si te vas antes, tendrás que volver otro día y no solo esperaste 20 minutos sinó que también te fuiste con el resultado equivalente a cero.

En el deporte y en la actividad física

En el tenis hasta que no se mete la última pelota, no se gana. En cambio en el fútbol por ejemplo se determinan dos tiempos de 45 minutos.
Cuando hacemos actividad física, se realizan ejercicios a modo de rutina que por lo general llevan un determinado tiempo. Acá es más normal anteponer el tiempo diciendo: Voy a nadar de 7 a 8 porque se sabe de antemano que la rutina lleva ese tiempo.

En el trabajo

Según la profesión vamos a tener casos en donde se anteponga el tiempo. Por lo general los profesores particulares de música o inglés o los terapeutas fijan un tiempo para sus alumnos o pacientes. Dentro de esa franja establecida se proponen distintos objetivos. Me parece que esto es normal y debería seguir así.

En cambio en otros trabajos donde las empresas establecen un horario rígido de x horas para sus trabajadores, creo que se podrían introducir algunas mejoras.
Muchas veces los trabajadores con tal de cumplir con su jornada laboral, se quedan haciendo tiempo sin hacer nada productivo para la empresa ni para ellos mismos.

Tim Ferris en su libro La semana laboral de 4 horas trata este tema y plantea la pregunta de si no es extraño que todos los trabajos duren la misma cantidad de tiempo en todo el mundo (8 horas en promedio) ¿Por qué pasa esto?

Me pareció interesante la inquietud de Tim, y creo que las empresas deberían empezar a flexibilizar un poco más el horario de los trabajadores. Ya hay muchas empresas que trabajan más enfocadas en objetivos en lugar del tiempo y eso está bueno. Creo que motiva mucho más a terminar la tarea que haya que realizar y produce cierto bienestar al hacerlo.

Beneficios de enfocarse en resultados

  • Seremos más productivos en lo que hagamos
  • Sabremos que hemos terminado la tarea y cumplido con el objetivo
  • Evitaremos la procrastinación
  • Aumentaremos nuestro foco y nuestra concentración
  • Nos sentiremos más motivados
  • Tendremos una sensación general de bienestar al finalizar el día sabiendo todos los resultados obtenidos.

Me trae mejores resultados pensar en objetivos en lugar de tiempo destinado. En lugar de decir voy a estar 3 horas escribriendo un artículo, voy a escribir 1000 palabras o 10 párrafos, prefiero pensar en terminar el artículo y no solo eso, publicarlo en el blog.
Resultado: Artículo publicado en Metas Vitales.

Empecemos a proceder más como “el cirujano” en el sentido de que dentro del quirófano, él debe terminar su tarea con el máximo de concentración, esfuerzo y dedicación, no estableciendo de antemano un tiempo para la cirujía. Si bien hay una estimación de tiempo, lo que va a prevalecer es el terminar con la tarea con el mejor resultado posible.