La experimentación en la vida cotidiana

Experimentar en la vida significa para mí ir probando nuevas cosas para resolver problemas, incorporar y eliminar hábitos, para aprender y por qué no para divertirme un poco.

¿Y sí pruebo con esto durante un tiempo? ¿Por qué no? ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Puedes hacerte estas preguntas con regularidad ante cualquier meta que quieras alcanzar para ir descubriendo sobre el camino aquello que funciona y aquello que no.

Experimentar te ayudará a explorar otras posibilidades antes no contempladas. Puedes leer en Internet sobre comer más sano, empezar a realizar actividad física, ser una persona más enfocada y productiva, controlar la ansiedad, dejar de fumar, controlar los celos, etc, pero es en la práctica donde se ve el verdadero resultado.

Cualquiera sea la meta que tengas en mente, habrá un camino por delante lleno de obstáculos y dificultades a superar. Puedes contar con el “paso a paso” al principio y eso te ayudará un montón, pero ya en la mitad de camino deberás ir aprendiendo por ti solo. De tus errores, de tus miedos, de tu pereza, de tu falta de voluntad, de tu comportamiento en general.

La experimentación entra en juego

¿Qué significa esto de ir experimentando en el camino?

Para mí es ir probando cosas nuevas durante un período corto de tiempo (especialmente cuando queremos incorporar un nuevo hábito). Puede tratarse de modificar una conducta durante una semana o dos, ver cómo nos sentimos al respecto y eventualmente volver a nuestros viejos hábitos. Se trata en realidad de pequeños experimentos y ajustes que nos facilitarán las cosas.

Algo que me cuesta muchísimo por ejemplo es tratar de llevar adelante una rutina de ejercicios.
Hasta el momento vengo probando con realizar dos o tres ejercicios diarios bien simples de manera sistemática y es lo que mejor me ha funcionado. Pero cuando intentaba llevarlo todo al extremo y hacer largas sesiones de ejercicio, en el mediano plazo lo dejaba todo porque se me hacía demasiado exigente para mi estilo de vida (tiempo y energía disponible, motivaciones del momento)

También me cuesta incorporar el hábito de escribir regularmente en este blog y ahora justo estoy en una fase de experimentación de sentarme el fin de semana por la mañana ya que durante la semana comprobé que no tengo energía ni ganas luego del trabajo.

Cualquiera sea el problema o situación, creo que podés experimentar con nuevas variantes.
Como hacen los científicos se trata de ir probando y ajustando, probando y ajustando hasta encontrarle la vuelta.

Para finalizar este artículo no puedo dejar de mencionar mi frase favorita de Einstein:
“Si quieres resultados distintos, no puedes probar siempre lo mismo”