La importancia de la primera hora del día

Cada día al levantarnos lo hacemos de una manera que por lo general nos predispone a vivir el día ya sea en forma positiva o negativa.
Si ni bien nos despertamos, ya estamos pensando en todos los problemas que hay que afrontar, el tránsito, o el poco tiempo que vamos a tener, probablemente nuestra percepción al finalizar el día haya sido un tanto negativa. Y más aún, con un alto grado de probabilidad hayamos tenido un “día malo”.

Si en cambio nos despertamos en paz, con serenidad, pensando más en el aquí y ahora, viviremos el resto del día con un poco más de serenidad.
Si nos levantamos y arrancamos de manera rutinaria al 100%, probablemente sigamos con una estructura inflexible a lo largo del día y habremos innovado muy poco en nuestros hábitos.
Es decir, según nuestra mentalidad de la primera hora del día, se determinará el resto de nuestro día. Al menos hay una tendencia.
Por eso intenta ser plenamente consciente de ti mismo ni bien te levantas. ¿Cuáles son tus pensamientos, tus hábitos y tu predisposición para afrontar el día?