La práctica hace al maestro

Ya sea la habilidad nueva que estés desarrollando la clave está en practicar. Podemos mejorar notablemente en algo si nos proponemos ensayar y practicar con regularidad.

Tal vez no se trate de acumular muchas horas en un día. Más bien se trate de mantener una frecuencia y regularidad en lo que hacemos a determinados intervalos.

Además de practicar, practicar y practicar, tenemos que ser cada vez más conscientes de lo que estamos haciendo. Podemos repetir como loro que si no comprendemos donde nos equivocamos, seguiremos cometiendo el mismo error.

A medida que vayamos ganando experiencia, iremos dominando aquello que deseamos. Ya sea un idoma, cantar, jugar al fútbol, escalar, andar en bicicleta, hablar en público, etc.

Horas y horas de práctica hace que vayamos incorporando muchas habilidades nuevas. El jugador de fútbol no solo puede ser bueno esquivando y pateando al arco, sino que también desarrolla memoria muscular, control corporal, los reflejos (velocidad de respuesta), etc.

Entre más practiques, más aprenderás. Comenzarás a dominar un arte y está en tus deseos hasta donde quieres llegar.

Que mejor motivación para practicar que hacerlo con algo que realmente disfrutes. Lo que si empieza de menor a mayor. De lo simple a lo complejo, ya que muchas veces se puede perder motivación por estar sobreexigidos en nuestra práctica.

"La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica"
Aristóteles