Lo importante no es solo lo que ganás sino también lo que gastás

El título del post hace alusión a una frase que leí alguna vez en el libro “Padre Rico, Padre Pobre” y la idea me pareció muy interesante para aplicar a la vida cotidiana.

Es tentador comprarse cosas cuando uno está ganando un buen sueldo.
Podemos pensar en cambiar el auto, renovar la casa, hacer un viaje caro, comprar ropa, mejorar el celular, adquirir una televisión más grande o comprar aquel mueble tan ansiado.

Si uno gana bien va a llevar por lo general un estilo de vida acorde a sus ingresos y eso es una máxima. ¿A quién no le ha pasado de recibir un aumento o un aguinaldo y al otro día ir a gastarlo?

Es como que uno gasta todo lo que gana. Si tu ingreso es de U$S 1000.- probablemente tus gastos sean de U$S 980.- Si en cambio ganás unos U$S 5000, entonces tus gastos fijos serán de U$S 4900.- y así sucesivamente.

Por eso es tan difícil lograr la “libertad financiera” que se menciona en tantos libros.

He tenido meses buenos económicamente y me acuerdo que gastaba más dinero y de hecho lo hacía de forma más compulsiva (o sin pensarlo tanto). Y cuando tuve meses en donde tenía menores ingresos, trataba de ser más inteligente con mis gastos y hasta veía que podía dejar de consumir para administrar mejor el dinero disponible.

Mi filosofía es tratar de llevar un estilo de vida austero y con pocas posesiones materiales, pero al mismo tiempo tener una base financiera sólida en donde si necesito el dinero lo pueda utilizar.

Pero siempre voy a tener presente que por más que gane mucho dinero, tengo que saber administrarlo y no incurrir en el error de empezar a gastar y malograr todo el esfuerzo y tiempo dedicado trabajando. ¿Cuánto tiempo tuviste que trabajar para comprarte ese celular? ¿Cuánto tiempo tuviste que trabajar para cambiar el auto?

Recordá esta frase: “Es muy fácil endeudarse” y hay gente famosa (multimillonaria) que terminó en la lona de un día al otro por no saber administrar su dinero.

Por eso siempre que tengas un aumento de sueldo o estés ganando muy bien en tu trabajo, pensá que puede ser una trampa ilusoria que quizás dure uno o dos años. Con esto me refiero a ser más cuidadoso con los gastos y el nivel de vida material que elegimos tener.