Los hábitos saludables

Un hábito es un pensamiento o comportamiento que se repite regularmente casi en forma natural y automática para simplificar (o complicar) nuestra existencia.

Como los hábitos determinan el estilo de vida que llevamos, me parece entonces muy importante que empieces a monitorearlos más de cerca, para tratar de eliminar aquellas conductas que no te favorezcan y adoptar otras que jueguen a favor de tu salud física y mental.

Te propongo una curiosidad: Intenta por unos días hacer algo nuevo o diferente que consideres importante para tu bienestar. A modo de ayuda te comparto algunas ideas que fui elaborando.

Si al cabo de una semana por ejemplo, no te sientes cómodo, puedes volver a tus hábitos anteriores. Lo importante es experimentar, divertirse, y ver si somos capaces de adoptar nuevos hábitos saludables para un vivir mejor.

Acompáñame con las ideas:

Realizar actividad física - Ejercitar el cuerpo regularmente es vital para fortalecer los músculos, articulaciones, mejorar la capacidad aeróbica y otros beneficios no solo físicos sino también mentales. Si actualmente llevas un estilo de vida totalmente sedentario, puede que te cueste mucho incorporar este hábito pero la clave primero es concientizarse sobre el tema, y empezar de a poco.

Dormir y descansar bien - Cuántas veces caemos en el error de no descansar lo suficiente por el trabajo, el estudio, el entrenamiento físico, etc. Hay algo que es importante que entiendas. No eres una máquina. No eres Robocop ni Terminator. Tampoco un robot japonés. Necesitas reponer las energías gastadas para evitar el estrés o el agotamiento. Trata de mantener un sano equilibrio entre la cantidad de esfuerzo realizado y el descanso tomado. En este post menciono algunos consejos para dormir bien.

Hacer menos cosas - Hay veces que me siento agotado mentalmente y es porque tengo en mi cabeza un gran lista de tareas para hacer en el día. Entonces siento la ansiedad de querer hacer todo y de pasar de una cosa a la otra lo más rápido posible para cumplir con mi agenda programada. Aquí el hábito saludable a incorporar consiste en tratar de hacer menos. Quizás en el día haya dos o tres tareas fundamentales a cumplir y el resto no sean tan importantes.

Hacer las tareas más lentamente - Bajar un cambio. Por lo general uno hace las cosas a las corridas. La idea detrás de este hábito es generar un estado de mayor tranquilidad y calma como la que promueve el movimiento slow. Lo que pasa es que la sociedad te lleva hacia el lado de la prisa y velocidad. El mundo en general está acelerado. Pero está en nosotros el elegir qué ritmo de vida queremos llevar. Si uno que implica estar todo el tiempo a las corridas, sin descanso o por el contrario un ritmo más sereno. Puedes empezar a incorporar este hábito simplemente haciendo cualquier tarea cotidiana un poco más lento. Es decir que te lleve más tiempo. En lugar de cenar en diez minutos, intenta cenar en veinte minutos por citar un ejemplo.
Hay una situación que siempre me hace reflexionar y es la siguiente: Salgo del subte y tomo las escaleras mecánicas y veo como mucha gente las sube como si fueran escaleras comunes, es decir escalón por escalón. Eso denota un comportamiento de apuro. Ojo, yo muchas veces también lo hago. Es como que no podés esperar a que la escalera te lleve hasta el final del recorrido.

Vivir el presente - Claro, siempre pensando en el pasado o en el futuro. Sino imaginemos la típica situación del domingo, en donde ya estamos pensando en los problemas del lunes y en la organización general de la semana, y así con un montón de otras situación. Intenta incorporar de a poco este hábito saludable. Podrás disfrutar un poco más el momento actual, y también reducirás tus niveles de ansiedad. Debo confesar que para mí este hábito es uno de los más difíciles de incorporar. Mi mente se va demasiado hacia el futuro, pero hay momentos de presente “plenos” y que los experimento por ejemplo cuando escribo un artículo, cuando canto, cuando juego al fútbol, o bien cuando estoy jugando al ajedrez. Ahí si logro concentrarme un 100% en mi presente.

Reducir la cantidad de horas frente al televisor, facebook, celular, video juegos, etc. - Para pasar menos tiempo embobado y dedicar más tiempo a estar con nuestros seres queridos, reflexionar, o bien construir algo. Si siempre estamos consumiendo cosas, nunca estamos creando cosas. Puedes escribir un cuento corto, un tutorial, crear un blog, crear una empresa, hacer música, organizar una reunión con amigos, organizar un partido de fútbol, leer, estudiar, pintar un cuadro, cocinar, aprender golf, y cualquier otra cosa mucho más recreativa y productiva que simplemente ver el noticiero, la novela, o chequear las últimas actualizaciones de Facebook.

Reducir el consumo de objetos - ¿Es necesario comprar tantas cosas, porque no ahorramos mejor un poco? Con lo que cuesta conseguir el dinero... Este hábito consiste al menos en intentar reducir las compras por mes de ropa, objetos decorativos, elementos tecnológicos o cualquier otro bien, que quizás parezca necesario pero en realidad no lo es. Y uno sabe en su interior cuando le viene bien un par de zapatos y cuando ya es un mero capricho del momento.
Lo mismo pasa con querer un tablet, o un televisor HD. No hay nada de malo en ello, pero este hábito de quizás reducir los caprichos y por ende el consumo de muchos objetos, mantendrán tus finanzas en un estado más saludable. Podrás destinar el dinero a ahorrarlo o invertirlo.

Sociabilizar un poco más - Conoce gente nueva en un club, en la plaza, en un taller, en un curso, etc. Se parte de un grupo determinado, te hace conocer un mundo que antes era inexistente. Te abre la mente y aprendes nuevas cosas. Está el mundo de la música, de la gimnasia, de la pintura, del tango, de las letras, de la tecnología, del cuidado del medio ambiente, etc. En lo personal no soy muy sociable. Tiendo a cerrarme en mi grupo, pero me ha pasado que cuando conozco gente nueva, de cierta forma siento una renovación espiritual.

Reducir la cantidad de cigarrillos, alcohol, café, sal - Y cosas por el estilo. Ya es de común saber que estas sustancias no son beneficiosas para nuestro organismo. Al menos intenta reducir algunos cigarrillos en la semana o tomar menos alcohol. Todo dependerá de tu situación actual. También es muy recomendable pedir ayuda a profesionales si uno desea reducir o eliminar el consumo de estos elementos. Este hábito apunta a ganar un poco más de control sobre nosotros mismos y al mismo tiempo a no agredir a nuestro organismo.

Tener una alimentación más variada y saludable - Incorpora a tu dieta verduras y frutas, frutos secos, aceite de oliva, pescados, alimentos sanos. Intenta reducir los alimentos con altos contenidos de sodio y grasas trans. Monitorea lo que comes y pregúntate honestamente si realmente es la mejor alimentación que puedes tener. Comer sano no implica que sea caro, pero si implica un cambio de actitud y de entendimiento sobre la importancia de este tema. La alimentación es vital para nuestro organismo y lo que comemos influye directamente sobre nuestro organismo. Somos lo que comemos. Al elegir nuestra alimentación elegimos la salud que queremos tener.

Incorporar un nuevo hábito es algo gradual que se logra con periodicidad y repetición. Para adoptar cualquiera de las ideas mencionadas arriba, te propongo que empieces de a poco, en forma gradual pero constante. Luego si consigues adicionar un nuevo hábito saludable a tu estilo de vida es momento de celebrar el logro obtenido.

Anuncios Google