Meditar acerca de nuestro día antes de irnos a dormir

Por la noche es un buen momento para meditar acerca de nuestro día. ¿Qué hice hoy? ¿Cómo aproveché el tiempo? ¿Pude realizar aquello que había planeado? ¿Qué inconvenientes surgieron? ¿Fue un día calmo o fue un caos?

Antes de acostarnos me parece una buena idea detenernos un instante a reflexionar. No solo vamos a poder repasar aquello que pasó, sino que también vamos a poder identificar cosas a mejorar sobre nuestro comportamiento.

A veces siento que tengo tengo días improductivos en el trabajo, o me da la sensación de que el tiempo fue a parar a algún lugar remoto. Entonces en lugar de irme a dormir como si nada, puedo pensar unos diez minutos sobre qué cosas debería corregir para el día siguiente. También ese tiempo de meditación puede ser destinado a planear las tareas del próximo día y mejorar así la organización personal.

Si te cuesta poner en práctica este hábito de reflexionar diariamente sobre cómo estuvo tu día, podés al menos intentar hacerlo un día a la semana. Por ejemplo los Domingos brindan excelentes momentos para pensar

Anuncios Google