Mejorar la concentración

Si logras mejorar tu concentración, probablemente seas mucho más eficiente en todo lo que hagas. Realizarás cualquier tarea enfocado dejando de lado cualquier tipo de distracción.

Cuando estamos muy concentrados nuestra mente dispone de todo su potencial para prestarle verdadera atención a aquello que nos interesa. Necesitamos de nuestra concentración a diario, ya sea para ver una película, leer un artículo, pintar un cuadro, jugar al fútbol o simplemente realizar nuestras tareas laborales con eficacia.

Pero hoy en día existen demasiados estímulos y distracciones (internas y externas), que nos interrumpen a cada rato de aquello que estamos realizando. Tal es así que perdemos el foco permanentemente, pasamos de una cosa a la otra (multitasking) y quitamos nuestra atención a aquello que veníamos haciendo.

Beneficios de mejorar la concentración

  1. Uno de los principales beneficios es poder realizar cualquier cosa de manera más ordenada, eficiente y rápida. Por ejemplo estudiar y trabajar.
  2. Otro beneficio interesante es reducir el cansancio mental. Si bien realizar una tarea por tiempo prolongado y concentrado va a demandar un trabajo, se trata de un esfuerzo mental saludable. No como cuando sufrimos de muchas interrupciones para hacer una tarea y terminamos agotados por ir de acá para allá.
  3. Vivimos el presente. El aquí y ahora. Esto que es muy difícil de lograr en estos días, se experimenta cuando estamos en un estado de concentración plena.

Tips para mejorar la concentración

Me propongo compartir algunas ideas, tips y ejercicios para que puedas ir mejorando tu concentración. Con la práctica tendrás concentración de ajedrecista :D.

Duerme y come bien: Descansar bien y tener una dieta balanceada es fundamental no solo para tener buena salud, sino también para darle combustible a nuestro cuerpo y mente. Cuando pensamos y nos concentramos (sobre todo durante mucho tiempo) consumimos una buena dosis de energía. ¿Cuántas veces descansaste mal y al otro día tu cerebro no respondía como necesitabas? ¿Cuántas veces eludiste el almuerzo o cena por falta de tiempo o una dieta incorrecta y te sentiste débil y mareado al día siguiente?

Observa las agujas de un reloj durante un minuto: Céntrate solo en las agujas durante un minuto sin pensar en nada más. Si te desconcentras y piensas en otra cosa, comienza nuevamente con el ejercicio. A medida que ganes concentración con la práctica, puedes aumentar el tiempo de foco.

Cuenta hasta 100: Cuenta del 1 al 100 y luego hazlo en forma descendente. 99, 98, 97...

Visualiza una imagen: Para comenzar cuanto más simple sea la imagen mejor. Prueba pensando en una figura geométrica como un triángulo o cuadrado. Luego puedes pasar a pensar en una naranja o algo con mayor detalle.

Escucha música: Existe música que estimula la concentración y la fortalece. Por lo general se trata de música de relajación en donde el sonido es constante.

Huele un aroma: Así sea una rosa o se trate de aceites esenciales (ver Aromaterapia), puedes disfrutar y concentrarte en las sensaciones producidas por el perfume.

Juega más: Ya sea con cartas, juegos de mesa o con la playstation, jugar es sumamente divertido y nos mantiene en un buen estado de concentración. De hecho nos compenetramos de tal manera que el tiempo “vuela” sin darnos cuenta.

La pregunta a realizarnos ahora sería: ¿Qué pasa cuando tenemos que hacer algo y no nos podemos concentrar? ¿Qué hacemos?

“Nada altera mi concentración. Podrías hacer una orgía en mi oficina y yo no miraría. Bueno, quizá una vez.”
Isaac Asimov

Anuncios Google