Mindfulness: Vivir el momento presente

Si hay algo difícil para mí, es tratar de vivir el momento presente sin pensar en el futuro. Desde que me levanto y a lo largo del día voy pensando en las dos o tres tareas que tengo por delante. “Hago esto, luego sigo con esto otro, cuando termine hago esta otra cosa y si tengo un minuto disponible me pongo a hacer aquello que venía postergando hace días...”

Y así mi día queda totalmente planificado minuto a minuto.
No te voy a mentir. Esto me genera ansiedad.

Leí muchos artículos sobre el tema en Internet y también busqué en libros de autoayuda. Hasta el momento no logré implementar alguna técnica que me funcione bien.

¿Tan difícil puede ser vivir el momento presente para aquellos que vivimos en la ciudad?

Yo no sé cuál es el origen de esta situación pero quizás haya que evaluar algunas cosas:

  • Un horario para todo - De aquí para allá me muevo sin cesar. Tenemos un horario para casi todo y por ende estamos pendientes de nuestro reloj más que nunca. Todo nuestro día está planificado al compás de las horas, minutos y segundos.
  • Queremos hacer de todo - Nosotros mismos nos adjudicamos 200 tareas a lo largo del día. Por ende no damos abasto y el solo hecho de pensar que no nos va a dar el tiempo es un generador de ligero nerviosismo. Ya que tenemos que meter la tarea número dos dentro de este tiempo para llegar a hacer la tarea número tres y así sucesivamente.
  • Alta exigencia - Las personas autoexigentes suelen tener mayor presión para terminar con todas sus tareas y responsabilidades cotidianas. No digo ser un irresponsable o no cumplir con la rutina pero sí a veces es mejor calmarnos un poco más y tratar de no exigirnos tanto. “Hago lo que puedo y lo que no puedo quedará para mañana”

Vivir el momento presente me da tranquilidad y paz sin igual

El famoso “aquí y ahora” entra en acción para abstraer tu mente de todo lo demás. Se siente bien. Pero esto lo puedo poner en práctica escasos días al año.

Estaría genial poder vivir más en ese estado del “aquí y ahora” tratando de disfrutar la plenitud del momento presente sin apurarnos y sin preocuparnos del resto de tareas que tenemos por delante. ¿Pero cómo hacemos?

Llevando el Mindfulness a un estado más real

Necesito tu ayuda. Me gustaría que generemos ideas para incorporar el hábito de “vivir el momento presente”

Lo que encontré hasta ahora habla de la meditación, de la visualización, de la respiración, etc, pero quizás haya otras alternativas más eficientes. Realmente no conozco a nadie en mi entorno que pueda sostener el hábito de la meditación por mucho tiempo.

Yo no sé hasta qué punto los artículos que hablan del tema contemplan la vida moderna en la ciudad con todos los quilombos que tenemos. Y ni hablar para los que vivimos en Buenos Aires.

No estoy cerca de la montaña, del lago, ni de un bosque de arrayanes, por eso meditar escuchando la construcción de al lado, los bocinazos de los autos o los ruidos del vecino se me hace muy difícil. Quiero una solución real.

Como punto de partida te comparto tres ideas:

  • Tratar de hacer menos cosas - simplificar nuestra vida cotidiana reduciendo nuestras tareas al mínimo. A lo esencial.
  • Hacer lo más importante por la mañana - para luego liberar la tarde y lo que no se pudo hacer quedará “para otro día”. Total se trataría de cosas no esenciales.
  • Empezar pequeño - no se va a poder vivir todo el día en estado “mindfulness”, pero quizás puedas practicar al menos media hora por día. Quizás al momento de almorzar, cenar, cuando te bañas, cuando salís a trotar, etc. Determinados momentos donde estés con calma y te sea más fácil pensar en el presente.

Desde ya me encantaría conocer tu experiencia sobre el tema.
¿Te es difícil vivir el momento presente?

Anuncios Google