Procrastinación: El hábito de postergar o dejar para mañana

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Soy de los que piensan que la procrastinación es un gran freno para poder cumplir tareas cotidianas que deben ser atendidas, darnos un tiempo para nosotros mismos, y también un gran límite para cumplir aquellas metas que deseamos en la vida.

¿Cuántas veces nos reprochamos no haber comenzado antes, aquellas tareas que teníamos que hacer?
¿En cuántas oporunidades nos quejamos de no destinar un tiempo para nosotros mismos?
¿Cuántas veces tenemos que hacer las cosas a las apuradas porque debido a nuestra pereza, no las pudimos resolver con anterioridad?

Este hábito de postergar interminablemente, nos produce un gran desgaste y nos puede conducir dependiendo de la situación, a un sentimiento de culpa, angustia o incluso llevar a un estado de depresión.

Causas de la procrastinación

Postegamos por distitnas razones:

  • Por pereza
  • Temor a fallar
  • Miedo a lo desconocido
  • Falta de decisión
  • Creer que la tarea a realizar carece de importancia
  • Trabas o situaciones externas que nos demoran

Ejemplo 1:

Día Sábado: “El Lunes saco turno con el dentista”
Día Lunes por la tarde: “Me olvidé de sacar turno y a esta hora ya no atienden. Llamo mañana”
Día Martes (se intentan 3 llamados telefónicos): “No me atiende nadie en el teléfono. Ahora tengo que volver a llamar el Jueves”
Día Jueves: “¿Dónde dejé el número de teléfono?. “Lo busco después, ahora estoy con mucho trabajo”
Día Viernes por la tarde: “Me olvidé de sacar turno y a esta hora ya no atienden. El Lunes tengo que llamar al dentista”

En este ejemplo, por una razón u otra, el hecho de sacar turno con el dentista, se extiende más de 1 semana mínimo, con la probabilidad certera de extenderse más de 6 meses. Y a los 6 meses puede sobrevolar la pregunta ¿Porqué no lo hice antes?.
Si esta cantidad de tiempo se aplica a una tarea sencilla de la vida cotidiana, ¿que nos depara entonces para realizar algo de mayor complejidad, donde ya no es la pereza la que nos frena, sino el miedo a lo desconocido?

Ejemplo 2:

Abril: “No soporto más este trabajo. Me voy a quedar 3 meses más y renuncio”
Julio: “Se puso complicada la situación, no sé si es el momento para renunciar”
Agosto: “La verdad es que no estoy tan mal, y aparte me pagan bien”
Septiembre: “Todos los días lo mismo, me aburro, creo que voy a renunciar el mes que viene”
Octubre: “No soporto más este trabajo, estuve enviando un par de C.V para cambiar a otra cosa mejor”
Diciembre: “Mejor espero para renunciar, si consigo otra trabajo, no voy a tener vacaciones”
Abril: “Ahora no puedo renunciar, tengo muchos gastos”

En este ejemplo, considero que se trata de una situación con más “riesgos aparentes”, una situación en donde el cambio es “más dificil”, pero aún así la persona que posterga ingresa a un malestar cíclico con respecto a su trabajo actual. Se puede extender 1 año como en el ejemplo, 10 años o incluso toda la vida.

Combatir la procrastinación

Algunas ideas para compartir:

  1. Somos responsables de nuestras acciones y de nuestra vida.
  2. En términos generales nos estamos forzados a hacer lo que no queremos hacer
  3. Es importante enfocar las cosas de manera diferente (voy a ampliar sobre este tema):
  4. En lugar de decir “tengo que”, pensar en “quiero que... para lograr esto”
  5. “Tengo que ir al dentista” lo reemplazamos por “Voy a ir al dentista para realizar un control de mi dentadura y ver si está en buenas condiciones”
  6. “Tengo que hacer la tarea de inglés” lo reemplazamos por “Voy a mejorar mi inglés para cuando viaje a Estados Unidos, pueda comunicarme mejor con la gente”
  7. Contar con distintas opciones o soluciones para resolver las cosas. Cuando leí “Como pensar como Einstein” aprendí que pensando con imaginación la resolución de un problema tiene muchas soluciones posibles.
  8. Dejar el perfeccionismo de lado
  9. Partir un objetivo o meta, en pasos pequeños o tareas sencillas para poder cumplirlos.

Hay más forma de combatir la procrastinación, y miles de ejemplos en situaciones en donde postergamos lo impostergable.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.