¿Qué te impide Relajarte Ahora Mismo?

Tenemos tantas cosas en nuestra cabeza que no podemos relajarnos ni por cinco minutos.
El trabajo, el dinero, la falta de tiempo, la sobrecarga de responsabilidades, la relación con la pareja o algún familiar, las preocupaciones por el futuro.

Estamos saturados y vivimos con un ritmo de vida acelerado. Cada vez es más difícil encontrar ese tiempo de descanso y relax que nos permitirá pensar con mayor claridad y reponer energías nuevamente.

Cuando tengo ansiedad, estoy pensando en lo próximo que debería hacer. Comienzo esto, sigo con aquello y luego termino con eso otro. Al mismo tiempo me siento menos enfocado y me distraigo con mayor facilidad yendo y viniendo de una tarea a la otra. Esto me produce un gran desgaste de energía tanto mental como física.

Vivir constantemente apurados, presionados, preocupados y con la cabeza dispersa, claramente nos estresa.

¿Acaso solo nos podemos relajar en las vacaciones o podemos hacer cambios para estar mejor y más tranquilos durante todo el año?

Es lo que vamos a averiguar ahora mismo…

¿Qué te impide relajarte en este momento?

Quizás ahora estás pensando en tus problemas y cuestiones por resolver.
Algo completamente normal hoy en día.

A mi por ejemplo en este momento me está irritando el teléfono de línea. Llaman y se corta cada 10 minutos. Y lo peor de todo es que deben ser esas companías que marcan sistemáticamente para vender cosas. Esta pequeña situación la tengo hace unas tres semanas aproximadamente y si bien es una pavada, es algo que se acumula, está irresuelto y cada vez me molesta más.

Así como estás pequeñeces tenemos problemas de mayor nivel. Y por supuesto no podemos olvidar las preocupaciones inventadas, las quejas innecesarias y las dudas y temores que también nos impiden disfrutar y estar tranquilos.

Pasando en limpio lo anterior, voy a listar aquello que nos quita tranquilidad en este momento. Es un listado personal pero probablemente te sentirás identificado con más de un item.

  • Los problemas de toda índole
  • Las preocupaciones y temores
  • Las emociones tóxicas y los pensamientos negativos
  • El perfeccionismo y la autoexigencia constante
  • La sobrecarga de actividades
  • Pensar en lo que tenemos que hacer mañana, pasado mañana y el resto de la semana
  • No tener el control de alguna situación
  • La falta de tiempo
  • La falta de dinero
  • Las ganas compulsivas de consumir y comprar ropa, tecnología, entretenimiento permanente.
  • La incertidumbre
  • Querer hacer las cosas rápido
  • Acelerar los tiempos de aprendizaje
  • La multitarea

Y la lista puede continuar.

Si todo lo anterior nos acompaña durante todo el año...
¿Cómo es posible que en las vacaciones nos olvidemos de todos nuestros problemas?
¿Cómo puede ser que ahí somos “felices”, estamos alegres y super contentos cada día?

Creo que en ciertos momentos del año, uno hace el cambio de “chip” y redireccionas tu energía hacias otras cosas. Entonces mágicamente cuando estás en la playa tu cerebro se olvida de “pagar las cuentas”, “el trabajo”, el caos de la ciudad y todo lo que tiene que ver con tu vida cotidiana.

Digo la playa como podría decir la montaña, las cataratas o la pileta pelopincho de tu casa.
Lo importante para el ejemplo es mencionar ese tiempo (que podrían ser las vacaciones) donde uno está más tranquilo y relajado. Y entender que cuando nos sentimos en paz, más paz atraemos a nuestra mente. Por el contrario, cuando nos sentimos con ansiedad y estrés, más nerviosismo general experimentamos.

¿Cómo podemos ganar tranquilidad en el día de hoy?

No hay una receta para esto, pero puedo compartirte algunas ideas que estoy poniendo en práctica.

Me siento más tranquilo cuando:

  • Hago menos cosas durante el día reduciendo mis tareas a lo esencial. “Lo que se puede se hace hoy y lo que no se dejará para mañana”. Con esto quiero decir que lo importante son dos o tres tareas como máximo. El resto es accesorio.
  • Realizo una tarea por vez sin prisa alguna.
  • Mantengo la atención plena en lo que estoy haciendo.
  • No tengo planes ni metas. Intuitivamente puedo pensar en lo que quiero alcanzar, pero no me fijo objetivos como (escribir 8 artículos por mes, llegar a las 1000 visitas por día, salir a trotar tres veces por semana como algo estricto). Sino todo termina siendo una obligación. Antes me fijaba cosas de este estilo para todo.
  • Descanso el tiempo necesario. Mediante una siesta o bien haciendo la nada misma desde el sillón o la cama.
  • Disfruto de un buen libro.
  • Escribo un artículo para este blog :)
  • Reduzco mis expectativas con el resto de la gente. No esperar que la gente se comporte como uno lo haría o desea.
  • Reduzco mis necesidades de todo tipo. Comprar menos cosas, objetivos generales.
  • Aprendo a disfrutar lo que tengo ahora.
  • Practico la gratitud agradeciendo por todo.
  • Realizo ejercicios de meditación.
  • Estoy desconectado de la tecnología (internet, redes sociales, celular)
  • Tomo un té
  • Me enfoco en la respiración

Por supuesto que estas cosas que a mí me funcionan pueden no funcionarte. Pero podés probar algunas ideas de las mencionadas arriba si es que no las conocías.

La idea de este post es aprender a identificar aquellas cosas que nos impiden relajarnos, estar más contentos y vivir mejor. Y a partir de ahí ver qué cambios podemos incluir en nuestra vida cotidiana.

No tiene porque ser algo difícil. Quizás con pequeñas cosas veremos grandes resultados.

Hay un ejercicio que practico a veces y me ayuda estar más tranquilo. Te lo comparto porque por ahí también te sirve:

Para aquellos momentos difíciles, destiná un tiempo al día para las preocupaciones.
Quince minutos o treinta será suficiente.

Durante ese tiempo imagina como todos tus problemas, miedos, pensamientos negativos, y emociones tóxicas salen de tu cabeza y van a parar a “la caja de preocupaciones”.
Pero esta caja no se encuentra cerca tuyo, sino que está allá lejos en el océano y todo el contenido se encuentra perfectamente sellado.

Luego cuando lo desees puedes ir, abrir la caja y extraer el contenido (problema X)

Si la caja de preocupaciones es difícil de imagina, podés reemplazarla por el lapiz y el papel anotando absolutamente todo con tal de hacer ese vaciamiento mental que te de tranquilidad.

¿Qué te impide relajarte ahora mismo?

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google