Quitándonos Presión de Encima

La idea de este artículo es relajar. Así nomás. Basta de presiones, responsabilidades y obligaciones.

Nos vamos a tomar unos minutos para leer distendidamente, olvidarnos de todo y entrar en un estado de fluidez sin igual.

Ha llegado el momento de quitarnos presión de encima.

El día ha sido largo y todavía tenemos muchas metas que cumplir este año.

¿Sos una persona autoexigente? Bienvenida al club.

Un lugar abierto a todo aquel que quiera ser una persona de éxito para la sociedad moderna. Pero también, un espacio donde el agotamiento, el estrés y la ansiedad están a la vuelta de la esquina.

Ser muy disciplinado me ha dado grandes resultados. Pero quizás esto es cosa del pasado. Estoy realizando algunos cambios, quizás experimentales en la manera de ver las cosas. No te preocupes, no voy a convertirme de un día para el otro en un holgazán que no hace nada.

Identificando todo tipo de presiones

“Tengo que casarme, tener un hijo, una casa y un auto para cuando tenga 30 años, a lo sumo 34”

“Tengo que recibirme y conseguir un trabajo para cuando tenga 25 años como máximo”

“Tengo que ganar mucho dinero y ser exitoso”

“Tengo que recorrer el mundo”

“Tengo que empezar esto y terminarlo en 15 días”

“Tengo que bajar de peso antes de que llegue el verano”

“Todo tiene que estar super ordenado”

“Tengo que ser mejor que él / ella”

“Necesito practicar tres veces por día para avanzar más rápido”

Y así con cuanto pensamiento te imagines. Antes me ponía presión para muchas cosas, sobre todo las relacionadas al trabajo, al estudio y a los hobbies. Si, leiste bien. Con los hobbies. (terminar un libro que empecé por ejemplo, sacar una canción con guitarra en determinado tiempo)

¿Acaso se puede ser tan obsesivo, rígido y autoexigente? ¿No hay algún término medio?

Es lo que estoy tratando de descubrir en los últimos días y sorpresivamente aprendí a estar más relajado.
¿Cómo hice?

Eliminé todas mis metas.

Ya no tengo una fecha límite para terminar el E-book que estoy escribiendo, tampoco en la cantidad de artículos que voy a escribir en este blog por mes, mucho menos siento la necesidad de irme a vivir al exterior y ni hablar de aprender dibujo tan rápido como sea posible.

Empecé a realizar un cambio de mentalidad de mayor relajación y soltura a todo lo que haga.

Ya no espero que algo tenga máxima calidad para mostrarlo o publicarlo (una canción, un dibujo, un artículo, una diseño). Ya no espero ser rico y jubilarme antes de los 40. Ya no anhelo viajar y recorrer todo el mundo.

Estoy aprendiendo a contentarme más con lo que tengo y ya he conseguido. No me comparo con el resto y no estoy en la búsqueda constante de la mejora personal.

Ahora estoy tratando de apreciar lo simple de la vida y hacer las cosas en la medida que pueda. No soy un superhéroe. Simplemente una persona común y corriente con deseos como todo el mundo. Algunas cosas lograré y otras no.

Simplemente estoy aprendiendo a quitarme presión de encima.

Comentarios

grace
Jue, 10/03/2016 - 8:09pm

Qué bien Mariano!, muchas veces todo eso que mencionás nos hace pasar un límite y enfermamos. Tu pensamiento es muy inteligente.gra.

Mariano
Vie, 11/03/2016 - 9:43am

Hola Grace,

Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado el artículo.

Un saludo grande

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google