Superando la falta de tiempo como excusa

“Pero no tengo tiempo”, es lo que nos decimos a menudo.

Queremos hacer un cambio importante en nuestra vida, pero parece que el tiempo es lo que escasea hoy en día. Hay que hacer la comida, cuidar a los niños, pagar los impuestos, trabajar 9 horas por día y por último estar atascado en el tránsito dos horas más.

Los fines de semana parecen sagrados y son días especiales para no hacer nada, y por lo tanto aprovechamos para limpiar el hogar, lavar el auto, salir con amigos o mirar televisión.

La semana comienza nuevamente y seguimos en la misma situación de antes. Sin comenzar aquello que venimos postergando por falta de tiempo.

¿Y qué es aquello tan importante?
Es algo que tenemos ganas de hacer y que nos gustaría incorporar a nuestra vida como por ejemplo:

  • Empezar a realizar ejercicio físico (salir a caminar, empezar el gimnasio, anotarnos en yoga o natación, etc)
  • Comenzar un nuevo hábito como la meditación
  • Practicar inglés u otro idioma
  • Cocinar platos más saludables para el almuerzo y la cena
  • Iniciar una dieta
  • Escribir un libro
  • Buscar un nuevo trabajo o comenzar a trabajar en forma independiente
  • Aprender dibujo, a tocar la guitarra o cualquiera otra habilidad
  • Pasar más tiempo con nuestra familia o seres queridos

Cualquiera sea el interés, cuando queremos cambiar algo importante de nuestra vida o incorporar un nuevo hábito, la falta de tiempo aparece como una excelente excusa.

Y es cierto que hoy en día el tiempo no abunda, ya q son demasiadas las responsabilidades que tenemos y pensamos que siempre hay otras tareas más importantes, pero también es cierto que podemos comenzar de a poco pensando en pequeño.

¿Cómo sería eso?
Quizás se trata de empezar con algo muy chiquito que no demande más de 5 o 15 minutos por día. Y en ese tiempo darnos el espacio para crear un nuevo hábito.

A veces subestimamos tener 15 minutos disponibles. Sin embargo en ese tiempo uno podría por ejemplo escribir o practicar dibujo todos los días, realizar una caminata, hacer meditación o bien sentarse a pensar para organizar las finanzas personales.
Es un tiempo que parece escaso, pero si nos dedicamos de lleno a la tarea que tenemos enfrente sin ningún tipo de distracción, puede resultar muy productivo.

¿Como podemos tener 15 minutos libres en el día?
Encuentro dos opciones: la primera sería levantarse más temprano o acostarse un poco más tarde.
La segunda posibilidad, si tú costumbre no lo permite, quizás sería reducir 15 minutos del uso de la televisión, el celular, la computadora o mismo de la revisión de email.

¿Y qué pasa si no hay suficiente energía o ganas?
Esto es muy común, ya que cuando va avanzando el día, nuestra barrita de energía se va agotando. Por eso lo que recomiendo es hacer las cosas a la mañana, quizás de las primeras en tu lista de prioridades. Si tu meta por ejemplo es practicar una nueva habilidad, entonces te recomiendo que sea lo primero q hagas a la mañana de manera sistemática (todos los días o casi todos)

15 minutos son más que suficientes para empezar

La idea es superar la falta de tiempo como excusa. Entonces vamos a empezar de a poco. Porque si queremos ser constantes, es importante no ser demasiado ambiciosos al principio. Uno cree q si no dispone de una o dos horas, entonces no sirve de nada y por ende abandona todo intento de cambio.

Cada tanto pienso que si no dispongo de dos horas, no tiene sentido escribir o practicar ilustración. Pero después me doy cuenta de que en dos o tres minutos puedo lograr aunque sea algo. Ya sea escribir una oración, hacer 10 abdominales, dibujar una montaña o bien preparar una ensalada para comer más sano (acá quizás necesite más tiempo)

El punto es que con menos tiempo del que creemos podemos avanzar muchísimo si logramos ser constantes y dedicarle unos minutos a una actividad todos los días.

Para finalizar, te aliento a comenzar aquello que venís postergando y empezar de a poquito. Quizás hoy son dos minutos. Quizás mañana sean cinco. Lo importante es comenzar.

Añadir nuevo comentario