Tipos de Meditación

tipos-meditacion.jpg

Lo acepto: Me resulta muy difícil incorporar el hábito de la meditación en mi vida cotidiana.

Por más que lea artículos o vea videos en YouTube, hay algo que no me termina de convencer (y creo saber de qué se trata)...

Hay todo un mundo de palabras, imágenes y sonidos asociados a todo este tema que me resultan en algo quizás aburrido e impracticable para una persona que vive en la ciudad y tiene 32 años.

No me imagino meditando sentado en la posición de loto (con el perro ladrando de fondo).
Mucho menos recitando un mantra (con mi familia escuchando atrás de la puerta)
Y ni hablar del ruido de los autos que se asoma por la ventana…

Distracciones permanentes, tareas por hacer y poco tiempo disponible son los condimentos faltantes para complicar todo intento de relajación.

Ahora si que el contexto no ayuda en absoluto.

Pero como no me gusta echar culpas hacia afuera, intentaré darle una nueva oportunidad.

Mi plan será interiorizarme lo más que pueda y ver si hay alguna forma práctica de comenzar a meditar. Principalmente quiero calmar la ansiedad, evitar el estrés, tener mayor claridad mental y ganar concentración.

Aprendiendo sobre el Mundo de la Meditación

Para mí, meditar solo significaba sentarse a la gran buda, cerrar los ojos y poner los deditos de la mano de cierta forma como si estuviera haciendo “ommmm” (con una cascada de fondo)

Esa era mi noción precaria de meditar.

Y no me culpo. En todo internet abundan esas imágenes para ilustrar el tema y uno se va haciendo de un idea de cómo viene la mano. Pensamos entonces lo siguiente:

“Esto es aburrido” “Esto es impracticable” “No me imagino haciendo esto”

Estamos de acuerdo. Opino lo mismo. Y me da la impresión de que si no vivo en la montaña o al lado de una playa caribeña no podría empezar a meditar.

Pero te propongo ver el vaso “medio lleno” y seguir adelante.

Porque si estás atravesando por situaciones de estrés o de ansiedad y necesitás aprender a relajarte, buscar tranquilidad y vivir mejor, entonces vos también necesitás darle otra oportunidad a todo este asunto.

Antes de comenzar a explorar los distintos tipos de meditación quiero decirte lo siguiente:
Para que la meditación sea exitosa tiene que ser simple, cómoda y darnos los resultados que esperamos a fin de poder seguir meditando a lo largo del tiempo.

Repetí lo anterior todas las veces que sea necesario. Especialmente las palabras “simple” y “cómoda”

No solo no tenemos una cascada de fondo en este instante, sino que probablemente nos resulte más cómodo acostarnos en el tierno y cálido colchón de nuestra cama que meditar sentados en el duro y frío piso de nuestro apartamento.

Por eso la idea es que te simplifiques las cosas al máximo y trates de estar a gusto con lo que hacés.

Vamos a explorar algunas posibilidades para pasar a la acción.

Tipos de Meditación

¿Cómo meditar? ¿Qué es lo que tengo que hacer?

Me sorprendí al conocer que existen distintos tipos de meditación, cada una con su historia y técnica correspondiente.

Hay algunas que se adaptarán mejor a tu personalidad y otras que serán necesarias para lograr determinados objetivos.

Podés conocer las diferentes opciones, ir experimentando y luego quedarte con la que mejor te funcione.

Los tipos de meditación que citaré a continuación están divididos en cinco categorías principales según el enfoque de cada uno.

Tal es así que tenemos:

Meditación basada en la Concentración

Si bien la concentración es la base de toda meditación, en algunas técnicas el foco está en desarrollar la atención plena en algún objeto o en la nada misma. Con la práctica podrás mantener tu concentración por más tiempo y me parece bastante interesante porque en la vida cotidiana estamos repletos de distracciones (teléfono, redes sociales, nuestros propios pensamientos).

Si tan solo mejoramos nuestra capacidad de atención enfocándonos en una sola cosa a la vez, no solo mejoraríamos nuestro rendimiento, sino que también nuestra energía mental estaría más renovada ya que evitaríamos el desgaste constante por tantas interrupciones cuando hacemos cualquier tarea cotidiana.

Hay varios tipos de meditación englobados en esta categoría y a modo de ejemplo podemos mencionar:

  • La meditación Trascendental (donde se repite un mantra)
  • La meditación Zen (donde el foco está en la respiración)
  • Meditación en el Om

Meditación basada en la Reflexión

La idea es elegir una pregunta o un tema profundo y reflexionar al respecto. Requiere tener la mente algo entrenada porque al principio aparecerán otros pensamientos que no tienen nada que ver con el tema elegido. En ese sentido y para tener algo de concentración, te recomiendo aprender primero la meditación basada en la concentración (ver arriba).

Luego con la mente más entrenada, pasar al aspecto reflexivo. A modo de ejemplo nos podemos hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué es lo que quiero lograr en la vida?
  • ¿Cuáles son mis metas principales?
  • ¿Cómo puedo contribuir a la sociedad desde mi lugar?

Cómo verás no son preguntas fáciles de responder, pero en la medida que vayamos pensando más seguido sobre estos temas, iremos ganando claridad mental y sabremos un poco más, lo que nos gustaría ser y hacer.

Este tipo de meditación tiene un efecto tranquilizador en nuestra mente. Te da convicción y fortaleza para realizar cambios importantes en tu vida.

Meditación basada en el Mindfulness

Esta es una de las meditaciones que me parecen más atractivas para practicar. Basa su atención en una acción u objeto y nos hace más perceptivos de nuestro momento presente.

Su objetivo es simple: ayudarnos a prestar atención en el “aquí y ahora”. A disfrutar más lo que hacemos siendo plenamente conscientes de ello.

Cuando hacemos cualquier actividad de nuestra vida cotidiana por lo general estamos pensando en algo más. Ya sea en todo lo que tenemos que hacer más adelante o en cosas del pasado. También están los casos de multitarea en donde se realizan varias tareas al mismo tiempo generando un gran desgaste físico y mental.

Con la meditación mindfulness aprenderás a enfocarte en el “aquí y ahora”, y eso te dará tranquilidad, te quitará ansiedad y te hará una persona más feliz.

Porque si de algo estoy seguro es que cuando dejo de pensar en el pasado o en el futuro, disfruto más cada momento presente.

Si sos una persona que sufre de ansiedad y está con un parloteo mental constantemente, te invito a practicar este tipo de meditación. Hay varias técnicas disponibles que varían según el foco de atención (basado en una acción u objeto)

  • Meditación Vipassana
  • Meditación de escaneo del cuerpo
  • Meditación con visualización
  • Mindfulness al respirar
  • Mindfulness al comer
  • Meditación al caminar
  • Meditación sentado

Meditación basada en el Corazón

Este tipo de meditación te ayudará a aliviar todo tipo de miedos y tristezas para centrarte en el amor y en la compasión. Trabaja con el chakra del corazón y ayuda a remover toda la energía negativa que exista.

La técnica consiste en sentarse en algún lugar tranquilo, concentrarse en el área del corazón y luego inhalar y exhalar lenta y suavemente.

Este tipo de meditación busca abrir el chakra del corazón para que las energías fluyan libremente y en ese sentido con su práctica sentirás un alivio internamente.

Meditación Creativa o de Visualización

Este tipo de meditación te ayudará a cultivar y fortalecer distintos aspectos de tu mente. Por ejemplo te ayudará a ser una persona más paciente, a practicar la gratitud más seguido, a superar miedos, a sentir mayor amor, compasión y humildad.

¿Qué tipo de meditación practicar?

Como verás hay varios tipos de meditación y no es fácil conocer a primera vista cuál es la indicada para cada uno de nosotros.

Creo que el enfoque sería el siguiente. A partir de las categorías mencionadas arriba, elegir la que más nos atraiga y buscar más información al respecto. Luego pasar a la práctica e ir viendo.

Como dije antes la meditación tiene que ser simple y cómoda para practicar. Sino lo más probable es que la abandones al cabo de dos semanas.

Podés ir conociendo las distintas técnicas y luego quedarte con la que más te guste.

Lo que funcione para vos, estará bien.

Fuente: Para las categorías de los distintos tipos de meditación tomé como referencia este artículo: http://www.spiritual-healing-for-you.com/types-of-meditation.html

Al principio empecé a escribir mencionando solamente el estilo “Meditación Zen” o “Meditación Vipassana” haciendo todo menos claro para el lector. Leí mucho pero me resultaba difícil comprender el tema.

Entonces me pareció una mejor idea, tomar como referencia la clasificación mencionada en ese artículo y en todo caso profundizar cada técnica más adelante.

Algunas Conclusiones

Vivo en Buenos Aires, una ciudad que te impone un ritmo de vida vertiginoso donde la ansiedad y el estrés se encuentran a la vuelta de la esquina.

Desde el momento que salís a la calle quedás expuesto a decenas de situaciones poco felices: Un auto que casi te pisa en la esquina de tu casa, el amontonamiento de gente al entrar al subte, una sirena de una ambulancia, presenciar como le roban el celular a alguien, quedar atascado en el embotellamiento, no encontrar lugar para estacionar o tener que hacer una fila interminable para pagar la boleta de la luz.

Todos los días pasa algo. No te aburrís jamás.

Pero tanto entretenimiento tiene sus consecuencias. No será gratis y nuestra salud estará en juego.

Adicionalmente como toda persona que vive en la ciudad, quiero estar haciendo cosas todo el tiempo. Sentirme productivo. Y así cada día que pasa, ocupo mi agenda al máximo para sentir que estoy vivo.

Y si no lo hago me agarra ansiedad.

Como verás se hace necesario cambiar algunas cosas. Quizás la ciudad seguirá siendo la misma y haya cosas sin solución, pero tal vez nosotros podemos hacer modificaciones para un mejor estilo de vida.

Una de ellas podría ser incorporar el hábito de la meditación.

Añadir nuevo comentario

Anuncios Google