Vida cotidiana

A disfrutar los días de sol

Puede estar haciendo 5°C pero si el día está soleado y completamente despejado no me importa en absoluto. En cambio puede estar haciendo 20°C, pero si el cielo está completamente nublado, hay humedad o está por lloviznar, ya es diferente como impacta sobre mi estado anímico. Me “pinta más el bajón” por decirlo así…

Es increíble como un día de sol te da mayor felicidad. Te dan ganas de salir a la calle, caminar, sentarte a leer en un parque, llevar a los niños a una plaza, hacer un picnic y hasta ir a trabajar. En cambio si el clima no ayuda, ya te tira para atrás..

Meditar acerca de nuestro día antes de irnos a dormir

Por la noche es un buen momento para meditar acerca de nuestro día. ¿Qué hice hoy? ¿Cómo aproveché el tiempo? ¿Pude realizar aquello que había planeado? ¿Qué inconvenientes surgieron? ¿Fue un día calmo o fue un caos?

Antes de acostarnos me parece una buena idea detenernos un instante a reflexionar. No solo vamos a poder repasar aquello que pasó, sino que también vamos a poder identificar cosas a mejorar sobre nuestro comportamiento.

El Domingo es un excelente día para organizar la semana

¿No te ha pasado de que el Domingo por la tarde te agarre un dolor en el estómago al pensar que mañana es lunes? Comienza la semana nuevamente y luego de haber pasado un fin de semana estupendo en familia o con amigos, es difícil asumir que la realidad golpea nuevamente. Otra semana cargada de conflictos y responsabilidades está por comenzar...

En este momento de malestar podemos optar por mirar una película (para seguir evadiendo la realidad) o planificar nuestra semana para ir entrando en calor mentalmente con aquello que se viene.

La experimentación en la vida cotidiana

Experimentar en la vida significa para mí ir probando nuevas cosas para resolver problemas, incorporar y eliminar hábitos, para aprender y por qué no para divertirme un poco.

¿Y sí pruebo con esto durante un tiempo? ¿Por qué no? ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Puedes hacerte estas preguntas con regularidad ante cualquier meta que quieras alcanzar para ir descubriendo sobre el camino aquello que funciona y aquello que no.

Simplificar las cosas

Cuando realizamos nuestras tareas cotidianas, trabajo o practicamos algo, solemos agregar complejidad innecesaria sin darnos cuenta.
Nos empezamos a auto complicar y caemos en una situación demasiado exigente para las habilidades desarrolladas hasta el momento y para los objetivos propuestos.
Puede que las personas muy exigentes o de carácter perfeccionista tiendan a complicar más las cosas. Ni hablar cuando atraviesan por situaciones problemáticas y magnifican los problemas a un nivel casi fantaseoso.

Ahorrar tiempo

Es increíble la cantidad de tareas que tenemos que hacer en la vida cotidiana. No solo hay que trabajar para sobrevivir, sino también ocuparse de pasear al perro, regar las plantas, hacer las compras en el supermercado, ir a buscar a los chicos a la escuela, ordenar la casa, lavar la ropa, pasar tiempo atascado en el tránsito, chequear el email y así hasta agotar todo el tiempo y la energía disponible.

Coincidirás conmigo en que algunas tareas de la vida cotidiana parecen sencillas (y de hecho lo son), pero acarrean subtareas que hacen que todo lleve más tiempo del deseado.

Pensamientos negativos

Según estudios científicos la mente humana puede producir entre 12 mil y 60 mil pensamientos por día. Si bien no los conté, hay días que me doy cuenta de que mi mente es un torbellino incontrolable. Pienso cosas todo el tiempo.

Pero lo alarmante del estudio es que dice que además se estima que entre el 70-80% de nuestros pensamientos diarios son negativos. Lo cual, me levanta una bandera de alarma.

Voy a citar un ejemplo de lo que puede pasar un día a la semana.

Los hábitos saludables

Un hábito es un pensamiento o comportamiento que se repite regularmente casi en forma natural y automática para simplificar (o complicar) nuestra existencia.

Como los hábitos determinan el estilo de vida que llevamos, me parece entonces muy importante que empieces a monitorearlos más de cerca, para tratar de eliminar aquellas conductas que no te favorezcan y adoptar otras que jueguen a favor de tu salud física y mental.

Páginas

Suscribirse a RSS - Vida cotidiana